Social
Suscribete

Una actriz noruega se enfrenta a penas de cárcel por decir que «los hombres no pueden ser lesbianas»

Avatar photo

Los países escandinavos parecen decididos a no dejarse arrebatar la primacía «woke» en Europa, en un momento en que la pugna está reñidísima, con la corrección política desbocada hasta extremos surrealistas. El último caso es el de Tonje Gjevjon, conocida cineasta y actriz, lesbiana, se enfrenta a penas de cárcel acusada de «discurso de odio» por afirmar que un hombre no puede convertirse en lesbiana.

Imagine ir a cualquier otra época de la historia, hasta ayer por la tarde, o a cualquier país fuera de Occidente y enseñar esta noticia.

El terrible crimen de Gjevjon se publicó, además, privadamente en Facebook. Decía exactamente: «Es tan imposible para los hombres volverse lesbianas como quedarse embarazados. Los hombres son hombres independientemente de sus fetiches sexuales«. Y el agua moja y el fuego quema, podríamos añadir.

Pero una perogrullada con esa ha provocado una ola de indignación entre los sospechosos habituales, para desgracia de la actriz. El 17 de noviembre se le informó la apertura de una investigación criminal por presuntamente violar las leyes nacionales relacionadas con la protección de la «identidad y la expresión de género».

A decir verdad, Gjevjon llevaba tiempo buscándose algo así. Ha hecho no pocas declaraciones denunciando que la agenda trans es «dañina» y «discriminatoria» para las mujeres, especialmente para las lesbianas. El año pasado, por ejemplo, instó a los ministros del Gobierno a «tomar medidas para garantizar que se salvaguarden los derechos humanos de las mujeres lesbianas, dejando claro que no hay lesbianas con pene y que los hombres no pueden ser lesbianas independientemente de su identidad de género».

Sus publicaciones en Facebook ahora están sujetas a una investigación criminal. Gjevjon ha dicho que las leyes del país se han vuelto discriminatorias contra las mujeres.

La ministra de Cultura e Igualdad, Anette Trettebergstuen, respondió públicamente a este desafío diciendo: «No comparto una comprensión de la realidad en la que los únicos dos sexos biológicos deben entenderse como únicos. La identidad de género también es importante».

Los activistas trans llevan mucho tiempo detrás de Gjevjon, y de hecho la cineasta ha confesado ser consciente de que su comentario en Facebook provocaría una avalancha de reacciones violentas. Mientras tanto, sus oponentes la han denunciado repetidamente como una «feminista radical transexclusiva», o TERF. Todo el problema es similar a las denuncias de J.K. Rowling y la llamada «comunidad trans» que intentan sacarla de la plataforma.

Fuente: La Gaceta

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share