Social
Suscribete

Un padre dice que su hija fue “adoctrinada” sobre la identidad LGBTQ en una escuela de California

Avatar photo
Los padres indignados por el personal de la escuela que supuestamente disfrazó los nombres de los clubes de la Alianza Gay-Hetero (GSA) en una escuela secundaria de California están planeando expresar sus preocupaciones en una reunión del consejo escolar esta semana en Salinas.

Jessica Konen ha alegado que el personal de la escuela adoctrinó a su hija, que entonces tenía 12 años, en un club LGBTQ disfrazado de “Club de la Igualdad”. Ella dijo a The Epoch Times que planea hablar en la reunión del 15 de diciembre en el Distrito Escolar Spreckels Union (SUSD) durante los comentarios del público.

Dos profesores de la Escuela Media Buena Vista de Salinas fueron grabados enseñando a otros profesores a ocultar a los padres la naturaleza de los clubes LGTBQ en una conferencia de la Asociación de Profesores de California celebrada en Palm Springs, California, del 29 al 31 de octubre. El evento de la CTA se anunciaba como la “Conferencia 2021 sobre temas LGBTQ+, más allá del binario: Identidad e Imaginando Posibilidades”.

Los profesores dirigieron un taller llamado “Cómo dirigimos una ‘GSA’ en las comunidades conservadoras”, y describieron los obstáculos que enfrentan como profesores activistas para ocultar las actividades de los clubes GSA de los padres.

Los funcionarios del SUSD no han respondido directamente a las preguntas, pero el SUSD publicó una alerta en su sitio web notificando a la comunidad que el personal de la escuela involucrado en el supuesto incidente ha sido suspendido a la espera de una investigación independiente de terceros.

Konen afirma que uno de los profesores convenció a su hija para que se uniera a un “Club de la Igualdad” a la hora del almuerzo y comenzó a afirmar que su hija era transgénero.

Hacia el final del sexto grado, la hija de Konen le dijo que podría ser bisexual, y a mediados del séptimo grado, Konen fue llamada a la escuela para una reunión con su hija, un profesor y el director de la escuela.

La profesora le dijo a Konen que su hija era “trans fluida”.

“Me senté al otro lado de la mesa y estaba llorando. Intentaba asimilarlo todo”.

“No dejaban de mirarme con enfado porque no dejaba de decir ‘ella’, y que me iba a llevar tiempo procesarlo todo”, dijo. “Estaba muy confundida. … Estaba muy disgustada. Me pilló por sorpresa, completamente por sorpresa”.

La profesora acusó a Konen de no ser “emocionalmente comprensiva” con su hija, que iba a ser llamada con un nuevo nombre y pronombres masculinos y que utilizaría el baño unisex en la escuela.

“Sentí que ella adiestró completamente a mi hija”, dijo Konen.

Konen dijo que le dolió que su hija no hubiera acudido a ella primero y que la profesora actuara de forma mezquina y “burlona” con ella.

“Me hizo sentir muy, muy pequeña como madre. No era consciente de nada. Ni una sola vez me había mencionado ‘Oh, creo que quiero cambiarme el nombre’, o ‘soy transgénero’ ni nada. Nada. Sólo oí hablar de bisexualidad una vez, y eso fue todo”, dijo Konen.

A los pocos días de la reunión, el Departamento de Policía de King City se presentó en su puerta y le dijo que se había presentado una denuncia a los Servicios de Protección Infantil (CPS). La policía interrogó a sus dos hijos y les preguntó si querían que los sacaran de la casa.

“Me hicieron sentir como un monstruo”, dijo.

Pero Konen cumplió y llevó a sus hijos a reunirse con los CPS esa semana.

Según Konen, el CPS abandonó el caso y no le exigió que llamara a su hija con pronombres masculinos, como había insistido su profesora.

Durante todo el año escolar, Konen tuvo miedo de hacer preguntas sobre su hija o sus actividades escolares, temiendo que CPS pudiera quitarle a sus hijos.

Después de varias reuniones con los profesores, Konen descubrió que la escuela sabía que su hija había buscado información en Internet sobre el suicidio, pero nunca se lo dijeron, dijo.

“No me dijeron esa parte, así que me enfadé mucho, y después de eso todo ha ido cuesta abajo”, dijo Konen.

“No está bien” que los profesores mantengan a los padres en la oscuridad sobre cuestiones de identidad de género o cualquier otra cosa, dijo Konen.

Su hija, que ahora tiene 14 años, dejó Buena Vista y ahora asiste a una nueva escuela donde utiliza su nombre de nacimiento femenino y pronombres femeninos.

Konen le preguntó a su hija si estaba segura y le dijo que estaba bien si quería usar el nombre y los pronombres masculinos que sus profesores habían usado en Buena Vista, pero según Konen, su hija respondió: “Mamá, no son buena gente”.

“Le pregunté: ‘¿Te gustaría tener un a.k.a. en tu asistencia?’ y me dijo: ‘No, no quiero eso, mamá'”, dijo Konen.

“Las cosas están mejor. Está en una escuela diferente, en un entorno diferente. Nadie la presiona realmente”, dijo Konen.

El padre de Konen, Gunter Konen, dijo a The Epoch Times que no puede creer la forma en que la escuela trató a su hija y a su nieta.

“He visto a mi hija, lo que ha sufrido. Realmente me rompió el corazón”, dijo. “Mi hija no ha hecho nada malo. En todo caso, es demasiado buena madre”.

Culpa a la escuela por haber involucrado a la policía y al CPS.

“Lo correcto es lo correcto, lo incorrecto es lo incorrecto”, dijo. “Creo que no les corresponde enseñar lo que han enseñado a mi nieta”.

“Estoy furioso”, dijo.

Dijo que los padres no son conscientes de lo que les enseñan los profesores a sus hijos.

“¿Qué pasa en las escuelas? ¿Cuál es el criterio que se está enseñando? Quiero decir que las cosas que se enseñan en la escuela se escapan”, dijo.

Está ocurriendo en todo el Estado.

Otra madre de una hija con disforia de género que responde al seudónimo de Charlotte Jacobs dijo a The Epoch Times que el caso de Konens no es raro y es casi igual al suyo.

“Está ocurriendo en todo el estado de California. A mí me pasó”, dijo Jacobs. “Cuando hablé con la administración de la escuela a la que asistía mi hija sobre el cambio de nombre, unos días después CPS estaba en mi puerta”.

Llamar a la policía o al CPS es una forma de presionar a los padres para que sigan cierta ideología de género, dijo.

“A los padres les da mucho miedo que los CPS se presenten en su casa por un nombre. Es inesperado y nos pilla desprevenidos. Nuestros derechos parentales están siendo pisoteados por un profesor que puede o no tener el mejor interés para nuestro hijo”, dijo Jacobs.

Cheryl Duffus, cuyos hijos asistieron a la Escuela Media Buena Vista, se ha quejado repetidamente a la escuela durante los últimos seis años y advirtió que el activismo LGBTQ en las aulas y en los terrenos de la escuela había aumentado más allá de los niveles aceptables.

Cuando se enteró de que los profesores de Buena Vista habían enseñado a otros profesores a ocultar los clubes GSA a los padres, Duffus se indignó.

“Me sorprendió”, dijo a The Epoch Times.

“Sabía que estaban pasando cosas en esa escuela. No tenía ni idea del engaño que se estaba produciendo, de las presiones sobre los niños y de las mentiras a los padres. Sabía que eran profesores apasionados y que su agenda se extendía a las aulas, pero no sabía que había llegado tan lejos. Estaba enfadada. Quiero decir, estaba más que enfadada”, dijo.

“Tengo varios amigos cuyos hijos fueron a Buena Vista que tienen problemas de género, e inmediatamente… me pregunté si tendrían problemas si no fueran a esa escuela”, dijo Duffus. “¿Lo estarían? ¿Se verían empujados?”.

El nivel de activismo en las escuelas de Salinas ha llegado a un punto en el que hay que hacer algo para frenarlo, dijo Duffus.

“Es una zona de desastre”, dijo. “Alguien tiene que levantarse y hacer lo correcto o toda nuestra ciudad está perdida”, dijo.

Mike Lipe, cuyos hijos asistieron a Buena Vista antes de elegir la opción de educar en casa, se opone a cualquier tipo de educación sexual en las escuelas públicas.

Dijo a The Epoch Tomes que la junta escolar y la administración del SUSD se han “radicalizado”.

La junta y la administración aseguraron a Lipe en julio que “no había ningún tipo de educación sexual integral en la escuela, excepto en el octavo grado durante unos pocos días una vez al año”, dijo.

“Así que esto me lleva a creer que son deshonestos”, dijo.

Lipe quiere que cesen “todos y cada uno de los clubes y/o educación relacionados con el sexo” hasta que haya una investigación exhaustiva”. Eso incluye a los profesores y cualquier otro personal que estuviera dirigiendo los clubes, el director, el superintendente de la escuela y el presidente del SUSD, dijo.

El presidente del Consejo Escolar del SUSD, Steven McDougall, no ha respondido a las preguntas.

Fuente: The Epoch Times

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share