EP008.Tenga cuidado con estas principales estafas de Bitcoin

EP008.Tenga cuidado con estas principales estafas de Bitcoin

Desde su introducción hace más de una década, Bitcoin ha atraído la atención de inversores y especuladores por igual, más de los segundos que de los primeros. El ecosistema de la criptomoneda se caracteriza por la escasa liquidez y los pocos inversores independientes. Pero está plagado de delincuentes y estafadores.

Las estafas de Bitcoin han seguido el flujo y reflujo de los patrones de precios de la criptodivisa. Cuando el precio de Bitcoin alcanzó su punto álgido, el número y la frecuencia de estas estafas aumentaron y un mayor número de delincuentes lo utilizaron para realizar transacciones. Su número se redujo a medida que los precios se hundían, el número de transacciones en su red disminuía y se convertía en una opción de inversión poco atractiva.

La naturaleza de las estafas que se producen en la red de Bitcoin también ha sido paralela al desarrollo de su infraestructura. La primera infraestructura de blockchain de Bitcoin era primitiva; se rompía con frecuencia a medida que se multiplicaba el número de transacciones en su red. En aquella época, las actividades ilícitas en el ecosistema de Bitcoin reflejaban sus casos de uso, ya que la criptomoneda se utilizaba principalmente para transacciones como la compra de drogas en la web oscura.

Observaciones Claves

La naturaleza de las estafas de Bitcoin ha cambiado a medida que la infraestructura y la base de inversores de la criptomoneda han evolucionado. Los inversores en Bitcoin pueden aumentar sus probabilidades de éxito identificando las estafas más comunes, como los esquemas Ponzi, las ICO falsas y los intercambios fraudulentos. Algunas estafas, como las de las ICO, siguen siendo las mismas, pero hay otras formas novedosas, como las de las redes sociales y la ingeniería social.

El aumento de los precios en 2017 cambió la naturaleza de las estafas que se producen en Bitcoin. Las Ofertas Iniciales de Monedas (ICOs) fueron la última moda y las estafas de ICOs se alimentaron principalmente de la conversación de los medios de comunicación sobre Bitcoin. Ofrecían a los posibles inversores la oportunidad de invertir en una nueva industria que prometía rendimientos exponenciales. Lo que no mencionaban era que tales ofertas no estaban reguladas en gran medida por la Comisión de Valores y Bolsa (SEC).

En los últimos años, a medida que el Bitcoin se ha ido generalizando y ha atraído la atención de los inversores institucionales, los piratas informáticos han cambiado su estrategia para atacar las carteras de criptomonedas. Por ejemplo, las estafas de robo de carteras de criptomonedas se han vuelto más comunes. El phishing es un método especialmente popular para que los hackers roben la información de las claves de los usuarios de las carteras de criptodivisas.

Aunque suene contraintuitivo, las estafas en la red de Bitcoin son necesarias para su evolución porque identifican las vulnerabilidades de su sistema. La continua atención de los inversores en Bitcoin significa que es probable que las estafas y los fraudes asociados con Bitcoin y el ecosistema de criptodivisas más amplio se vuelvan más sofisticados en el futuro.

He aquí un resumen de las estafas importantes de Bitcoin que han salpicado su ecosistema en los últimos años.

Hackeos de intercambios y carteras

Anteriormente, las plataformas de intercambio de criptomonedas eran las principales fuentes de riqueza de criptomonedas para los hackers. Ahora los hackers han dirigido su atención a otros lugares, como las carteras de criptomonedas en línea, también. Uno de los mayores hackeos de este tipo ocurrió en junio de 2020, cuando los hackers robaron 1 millón de direcciones de email de clientes al violar las bases de datos de email y marketing de Ledger, una compañía de billeteras de criptomonedas con sede en Francia. También robaron datos personales de 9.500 clientes y publicaron 242.000 de las direcciones de correo electrónico de clientes en un sitio web de bases de datos hackeadas. A finales de 2019, la bolsa de criptomonedas Poloniex sufrió una brecha similar y tuvo que enviar un correo electrónico a sus clientes pidiéndoles que restablecieran sus contraseñas.

Estafas en las redes sociales

Las redes sociales se han convertido en una fuerza potente y poderosa en la sociedad. Su ascenso ha sido paralelo al aumento de la visibilidad de Bitcoin en las conversaciones de los medios de comunicación. Por lo tanto, no es sorprendente que los hackers utilicen el alcance de las redes sociales para atacar a los titulares de Bitcoin. Han creado cuentas falsas en las redes sociales para solicitar Bitcoin a sus seguidores o han hackeado directamente cuentas populares de Twitter.

Tal vez el caso más famoso de esto ocurrió en julio de 2020, cuando las cuentas de Twitter pertenecientes a personas y empresas famosas fueron hackeadas. Algunas de las cuentas comprometidas fueron las de los empresarios tecnológicos Elon Musk y Bill Gates, el inversor Warren Buffett, el boxeador Floyd Mayweather Jr. y empresas como Apple y Uber.

Los hackers accedieron a la consola administrativa de Twitter y publicaron tuits desde estas cuentas, pidiendo a sus seguidores que enviaran dinero a la dirección de blockchain especificada. Prometían que los fondos de los usuarios se duplicarían y se enviarían como un gesto de caridad. Según los informes, se produjeron 320 transacciones en los minutos siguientes a la publicación de los tuits.

Twitter no es la única plataforma de medios sociales afectada por las estafas con Bitcoin. La plataforma para compartir vídeos YouTube tiene un problema similar. En julio de 2020, el cofundador de Apple, Steve Wozniak, presentó una demanda contra Google porque sus conversaciones relacionadas con Bitcoin aparecían en vídeos de estafa para regalar criptodivisas. Dichos vídeos también prometían duplicar las cantidades de cripto para los usuarios que prometieran enviar sus monedas a una dirección de blockchain mencionada en el vídeo. Otras diecisiete personas también han demandado a YouTube por haber sido engañadas con vídeos de regalos de criptomonedas.

Estafas de ingeniería social

Las estafas de ingeniería social son timos en los que los hackers utilizan la manipulación psicológica y el engaño para hacerse con el control de información vital relacionada con las cuentas de los usuarios. El phishing se utiliza ampliamente en las estafas de ingeniería social. En el phishing, los hackers envían un correo electrónico a los objetivos con enlaces fraudulentos a un sitio web especialmente creado para solicitar detalles importantes, como información de cuentas bancarias y datos personales, de sus objetivos.

En el contexto de la industria de las criptomonedas, las estafas de phishing tienen como objetivo la información relativa a los monederos online. En concreto, los hackers están interesados en las claves privadas de los monederos de criptomonedas, o las claves necesarias para acceder a los fondos del monedero. Su método de trabajo es similar al de las estafas estándar. Se envía un correo electrónico a los titulares de carteras que conduce a un sitio web falso creado especialmente para pedir a los usuarios que introduzcan la información de la clave privada.Una vez que los hackers tienen esta información, pueden robar Bitcoin y otras criptodivisas contenidas en esas carteras.

Otro método popular de ingeniería social utilizado por los hackers es el envío de correos electrónicos de chantaje de Bitcoin. En estos correos, los hackers afirman tener un registro de los sitios web para adultos visitados por el usuario y amenazan con exponerlos a menos que compartan las claves privadas.

La mejor manera de estar a salvo de las estafas de phishing es evitar hacer clic en los enlaces de los sitios que aparecen en estos correos electrónicos o verificar si la dirección de correo electrónico pertenece realmente a dicha empresa llamándoles o comprobando la sintaxis del correo electrónico. Por ejemplo, los usuarios deben comprobar si la dirección web enlazada está cifrada (es decir, si contiene la sintaxis https). Visitar sitios web no seguros es una mala idea.

Estafas de las ICOs

Las estafas de ICOs proliferaron en el apogeo de la fiebre de las criptodivisas en 2017 y 2018. Tras una intensa represión de la SEC, el número de estas estafas ha disminuido. Sin embargo, se niegan a morir por completo. Tan recientemente como a finales de 2019, la agencia federal todavía continuaba su ofensiva contra tales estafas.

Hay varias formas en que los estafadores pueden separar a los inversores de su bitcoin en una estafa de ICO. Un método popular es crear sitios web falsos que se asemejan a las ofertas iniciales de monedas e instruyen a los usuarios a depositar monedas en una cartera comprometida. En otros casos, la propia ICO puede ser la culpable. Por ejemplo, los fundadores podrían distribuir tokens que incumplen las leyes de valores de Estados Unidos o engañar a los inversores sobre sus productos mediante publicidad falsa.

El ejemplo más famoso es el de Centra Tech, una oferta que fue respaldada por varias celebridades, entre ellas el boxeador Floyd Mayweather y el músico DJ Khaled. Una vez que la agencia los descubre, los promotores y fundadores de tales ofertas son sancionados. Algunos pueden incluso enfrentarse a penas de prisión.

DeFi Rug Pulls

Los DeFi Rug Pulls son el último tipo de estafa que ha llegado a los mercados de criptomonedas. Las Finanzas Descentralizadas o DeFi tienen como objetivo descentralizar las finanzas eliminando los guardianes de las transacciones financieras. En los últimos tiempos, se ha convertido en un imán para la innovación en el ecosistema de las criptomonedas.

Sin embargo, el desarrollo de las plataformas DeFi está plagado de problemas. Los malos operadores se han hecho con los fondos de los inversores en estos lugares. Esta práctica, conocida como “tirón de la manta”, se ha hecho especialmente frecuente a medida que los protocolos DeFi se han hecho populares entre los criptoinversores interesados en aumentar los rendimientos mediante la búsqueda de criptoinstrumentos de alto rendimiento.

Los contratos inteligentes que bloquean los fondos durante un período de tiempo determinado son el método más popular para que los programadores roben fondos. Una vez que el contrato expira o alcanza un límite previamente establecido, los desarrolladores generalmente utilizan funciones de programación para robar Bitcoin de él.

En diciembre de 2020, un grupo de desarrolladores con seudónimo robó 750.000 dólares de Wrapped Bitcoin (WBTC), ether y un montón de otras criptodivisas de Compounder Finance, una plataforma DeFi. El proyecto prometía rendimientos compuestos a los inversores por depositar sus criptomonedas en un contrato inteligente bloqueado por tiempo o un contrato inteligente que se ejecutaría sólo después de un tiempo preestablecido. Pero los inversores alegan que los desarrolladores habían construido una “puerta trasera” en el sistema y se hicieron con los fondos antes de que el contrato inteligente expirara.

Fuente: Investopedia.com

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados
Total
0
Share