Social
Suscribete

¿Qué es el “Consejo para el Capitalismo Inclusivo”? Es el Nuevo Orden Mundial

Avatar photo

La idea de que existe una agenda de gobierno mundial entre las élites financieras y políticas del mundo ha sido etiquetada durante mucho tiempo como una «teoría de la conspiración» por los medios de comunicación dominantes y del establishment.

Y, por desgracia, incluso cuando se puede convencer a la gente de que vea y acepte la evidencia de que las instituciones bancarias y ciertos políticos están trabajando juntos para sus propios fines, mucha gente AÚN NO acepta la idea de que el objetivo final de estos traficantes del poder es un único imperio mundial. Simplemente no pueden hacerse a la idea de algo así.

La gente dirá que el establishment sólo se guía por la codicia y que sus asociaciones son frágiles y se basan únicamente en el interés propio.

Dirán que los acontecimientos de la crisis y los cambios en las tendencias sociales y políticas son aleatorios, no el producto de una ingeniería deliberada. Dirán que los elitistas nunca podrán trabajar juntos porque son demasiado narcisistas, etc.

Todos estos argumentos son un mecanismo de supervivencia que permite a los ciudadanos hacer frente a las pruebas que no pueden refutar de otro modo. Cuando los hechos se concreten y los poderes fácticos admitan abiertamente sus tejemanejes, algunos volverán a la negación confusa.

No quieren creer que el mal organizado a tal escala pueda realmente existir. Si así fuera, todo lo que pensaban que sabían sobre el mundo podría estar equivocado.

Durante numerosos años, la agenda de la gobernanza mundial sólo se susurraba en los círculos elitistas, pero de vez en cuando alguno de ellos hablaba en voz alta al respecto. Tal vez por arrogancia, o tal vez porque consideraron que había llegado el momento de que el público aceptara esta posibilidad.

Cada vez que lo mencionaban, lo llamaban el «Nuevo Orden Mundial». Los líderes mundiales, desde George HW Bush hasta Barack Obama, Joe Biden, Gordon Brown, Tony Blair y muchos otros, han pronunciado discursos sobre el «Nuevo Orden Mundial».

El dinero y las élites políticas como George Soros y Henry Kissinger han mencionado el NWO repetidamente a lo largo de los años.

Una de las citas más reveladoras de la agenda proviene del subsecretario de Estado de la administración Clinton, Strobe Talbot, quien declaró en la revista Time que:

«En el próximo siglo, las naciones tal y como las conocemos serán obsoletas; todos los Estados reconocerán una autoridad única y global… La soberanía nacional no era una buena idea después de todo».

En el mismo artículo añade una cita menos conocida:

«…El mundo libre ha formado instituciones financieras multilaterales que dependen de la voluntad de los Estados miembros de renunciar a cierto grado de soberanía. El Fondo Monetario Internacional puede prácticamente dictar las políticas fiscales, incluida la cantidad de impuestos que un gobierno debe cobrar a sus ciudadanos. El Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio regula el importe de los aranceles que una nación puede recaudar sobre las importaciones. Estas organizaciones pueden considerarse los prototipos de comercio, finanzas y desarrollo de un mundo unido.

Para entender cómo funciona la agenda, ofrezco una cita de Richard Gardner, globalista y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, en un artículo publicado en la revista Foreign Affairs en 1974, titulado «The Hard Road to World Order» (‘El camino difícil hacia el orden mundial’):

«En resumen, la ‘casa del orden mundial’ tendrá que construirse de abajo a arriba y no de arriba a abajo. Parecerá un gran «desorden borboteante y zumbante», por emplear la famosa descripción de la realidad de William James, pero una desviación de la soberanía nacional, erosionándola pieza a pieza, logrará mucho más que el ataque frontal a la antigua.»

Desde entonces, el NWO ha cambiado su nombre varias veces a medida que la conciencia pública de la conspiración ha crecido. Se le ha llamado el Orden Mundial Multilateral, la Cuarta Revolución Industrial, el «Great Reset», etc. Los nombres cambian pero el significado es siempre el mismo.

En los últimos dos años, ante los acontecimientos de la crisis mundial a gran escala, el «nuevo orden» del que hablan los globalistas del establishment ha llegado, sin apenas fanfarria ni mención en los medios de comunicación. Los inicios de un gobierno mundial ya existen, y se llama «Consejo para un Capitalismo Inclusivo«.

Últimamente, muchos analistas, entre los que me incluyo, han prestado mucha atención al Foro Económico Mundial y a su papel en la agenda del gobierno mundial. Principalmente porque el jefe del FEM, Klaus Schwab, es tan bocazas que no puede dejar de hablar de los futuros planes de centralización.

Como he señalado en artículos anteriores, las élites del FEM se entusiasmaron demasiado con la pandemia de covid, pensando que tenían la crisis perfecta para implementar numerosas políticas globalistas bajo la forma de un gran reinicio. Resultó que el covid no era ni de lejos tan mortífero como habían previsto inicialmente en el evento 201, y que el público no era tan sumiso y obediente como esperaban. La FEM se ha adelantado a los acontecimientos.

Así que, seguimos adelante, con crisis tras crisis como fichas de dominó cayendo hasta que lleguemos al acontecimiento que según ellos empujará a las masas a aceptar el gobierno mundial. Y mientras el FEM es frecuentado regularmente por globalistas de alto nivel, se trata más bien de un grupo de reflexión de alto nivel, el Consejo para el Capitalismo Inclusivo parece estar interesado en la implementación más que en la teoría.

La fundadora del grupo es Lynn Forester de Rothschild, miembro de la tristemente célebre dinastía de los Rothschild, que desde hace mucho tiempo está involucrada monetariamente en la influencia de los gobiernos. El Papa Francisco y el Vaticano se alinearon públicamente con el consejo en 2020, y una de las principales narrativas del CIC (Consejo para el Capitalismo Inclusivo) es que todas las religiones deben unirse con los gobernantes del capital para construir una sociedad y una economía que sea «justa para todos.»

Esta declaración de intenciones resulta bastante familiar, ya que se hace eco de los objetivos del FEM y de su concepto de «economía compartida«: un sistema en el que no poseerás nada, no tendrás privacidad, lo tomas todo prestado, dependerás completamente del gobierno para sobrevivir y «te gustará «.

En otras palabras, el objetivo del «capitalismo inclusivo» es engañar a las masas conseguir para que acepten una versión rediseñada del comunismo. La promesa será que ya no tendrás que preocuparte por tu futuro económico, pero el precio que pagarás será tu libertad.

‘Francisco’ se ha asociado con líderes de grandes corporaciones y organizaciones como BP, Johnson & Johnson, DuPont, la Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, Visa, y Estée Lauder para formar el Consejo para el Capitalismo Inclusivo.

«El Consejo para el Capitalismo Inclusivo con el Vaticano es una organización global sin fines de lucro establecida bajo los auspicios del Vaticano con la guía moral del Papa Francisco», anunció el grupo. «Nuestra misión es aprovechar el potencial del sector privado para crear una forma de capitalismo más inclusivo sostenible y confiable»

La fundadora del Consejo de Inclusive Capital Partners, Lynn Forester de Rothschild, dijo que la iniciativa es una respuesta al llamado del Papa a las empresas para que escuchen «el grito de la tierra y el grito de los pobres»

El CIC está dirigido por un grupo de líderes mundiales a los que llaman «los guardianes» (no, no estoy bromeando, esto es real).

Entre los miembros del CIC se encuentran: Mastercard, Allianz, Dupont, las Naciones Unidas, la Teachers Insurance and Annuity Association of America (TIAA), CalPERS, BP, Bank of America, Johnson & Johnson, Visa, la Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, Mark Carney, el Tesorero del Estado de California y muchas otras empresas de todo el mundo.

La lista es larga, pero lo que representa es una especie de gobierno dirigido por las empresas, con un congreso de representantes de empresas mezclado con líderes políticos débiles.

Una de las principales misiones del CIC ha sido cambiar nuestros modelos económicos para «promover la equidad y la inclusión». De forma hilarante, los partidarios del CIC argumentan que «se ha acumulado demasiada riqueza en manos de muy pocas personas y que esto demuestra que el capitalismo existente no funciona, cuando son ELLAS las mismas personas las que amañaron el sistema para centralizar esa riqueza en SUS MANOS».

No son «capitalistas», son una aristocracia. ¿Realmente crees que esta gente va a construir un nuevo sistema que no les siga beneficiando?

Si alguna vez te has preguntado por qué el ‘Papa’ ha impulsado la ideología de wok, el alarmismo climático y la retórica de la religión única en conflicto con la doctrina cristiana tradicional, aquí tienes la razón: está siguiendo los dictados del CIC.

Otra de las misiones del CIC es imponer el control y la tasación de las emisiones de carbono en nombre del «cambio climático», con el objetivo de alcanzar las emisiones » netas cero«. Como todos sabemos, el carbono neto cero será imposible sin un trastorno completo de nuestra economía e industria, y la muerte de miles de millones en el proceso.

Es un escenario irrealizable, por eso es perfecto para los globalistas. Los seres humanos son el enemigo de la Tierra, argumentan, por lo que debemos dejar que las élites controlen todos nuestros movimientos para garantizar que no destruyamos el planeta y a nosotros mismos, y el proceso nunca se detendrá porque siempre habrá emisiones de carbono con las que lidiar.

Los miembros del CIC, incluido el director del Bank of America, sugieren abiertamente que no necesitan realmente la cooperación de los gobiernos para alcanzar sus objetivos. Sostienen que las empresas pueden aplicar la mayoría de las medidas de ingeniería social sin ayuda política. En otras palabras, esta es la definición misma de «gobierno en la sombra»: una enorme cábala de corporaciones que trabajan en conjunto para implementar el cambio social sin ninguna supervisión. Como se ha mencionado, ya lo hemos visto con la difusión de la ideología Woke por parte de cientos, si no miles, de empresas que trabajan como una colmena.

¿Es el CIC la forma definitiva de gobierno mundial? No, probablemente no. Pero es el principio: el gobierno de las corporaciones y las élites financieras para las empresas y las élites financieras. Elude toda representación política, los controles y equilibrios y la participación de los electores. Son los conglomerados y sus socios los que toman decisiones para nuestra sociedad de forma unilateral y centralizada. Y, dado que las grandes empresas actúan como si estuvieran separadas del gobierno en lugar de ser un socio del mismo, pueden pretender que están autorizadas a hacer lo que les plazca.

Sin embargo, dado que las empresas y los globalistas muestran cada vez más sus verdaderas intenciones y actúan como si debieran estar al mando, los ciudadanos deben exigirles responsabilidades como si estuvieran en el gobierno. Y si se descubre que son autoritarios y corruptos, deben ser derrocados como cualquier otra dictadura política.

Fuente: Ejército Remanente

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share