Social
Suscribete

Por qué la palabra “Woke” encierra una ideología maligna y autodestructiva

Cuando vi por primera vez la palabra “woke” en relación con una causa de izquierda, el movimiento Black Lives Matter, tuve esa sensación de pánico del loco en el desierto que ha estado gritando sobre un peligro que se aproxima y del que nadie quiere oír hablar, pero finalmente tiene la primera señal que demuestra lo que ha estado diciendo. “¡Ahí está! Ese es el gnosticismo del que he estado hablando!”

Desde hace varios años vengo advirtiendo sobre el auge del gnosticismo en Estados Unidos. Gran parte de mis argumentos son sutiles y exigen una comprensión profunda de las categorías teológicas cristianas tradicionales y una lectura atenta de la cultura estadounidense. Este lenguaje “woke” es como el primer indicio del mago que se revela descaradamente, la primera vista del iceberg.

Y es gnosticismo. Gnosticismo clásico. Eso tendrá sentido una vez que sigas leyendo, y en el proceso descubras lo equivocada y peligrosa que es esta filosofía, así como sus efectos prácticos. Así es como funciona.

La mente gnóstica

La mente gnóstica considera que todo el mundo material está aprisionado por un señor oscuro y sus arcontes subordinados. El famoso psicólogo profundo y autoproclamado gnóstico Carl Jung llamaría a estos personajes arquetipos, explicando realidades arquetípicas universales a la condición humana. Representan los símbolos culturales dominantes, las instituciones y los sistemas que encadenan nuestras mentes. Incluyen todo, desde el sistema económico hasta los sistemas familiares tradicionales.

El nacimiento en la carne localiza la mente dentro de estos sistemas y calcifica la perspectiva de la persona, dándole un falso ego o una falsa conciencia. Sin embargo, dentro de cada persona hay un yo latente, no ligado a la carne, que espera emerger. La salvación se produce cuando el gnóstico -una élite reducida- despierta (¡ejem!) a la prisión en la que se encuentra y se libera (violentamente si es necesario, ¡ejem!) de su prisión.

Así pues, el ser “Woke” es un componente esencial de la salvación gnóstica. Una vez que uno está despierto a la opresión sistémica de este orden mundial, ve las cosas de manera diferente y ya no se conforma servilmente con los modales y comportamientos aceptables del “sistema”. Se convierte en antinómico, rechazando toda ley, porque las leyes sólo apoyan al sistema opresor.

En estos términos, la violencia contra el sistema no es agresiva, sino una defensa de su ser emergente. ¿Quién podría culpar a un hombre inocente por liberarse violentamente de su prisión? Esa violencia también se extiende al lenguaje, porque el lenguaje anima las construcciones que conforman el sistema. Los arcontes utilizan el lenguaje para crear las estructuras por las que los no despiertos ven la realidad sin pensar. No sólo el lenguaje, sino todos los iconos comunicativos que construyen la arquitectura psíquica de la cultura están destinados a la iconoclasia (¡ejem!).

El “Woke” surge de las contradicciones izquierdistas

Uno de los componentes de mi rutina de loco en la naturaleza ha sido que los conservadores pierden el tiempo cuando intentan aplicar la lógica y la racionalidad al debatir con los izquierdistas. Ese paradigma de epistemología -utilizar la racionalidad y la lógica para demostrar un punto- es una de las construcciones de un orden mundial no despierto, una herramienta del pasado falocéntrico y patriarcal.

Dado que el gnosticismo no utiliza la lógica ni la racionalidad, no tolera el lenguaje “lineal” o explicativo. Tal lenguaje sólo transmite información sobre un orden mundial fundamentalmente corrupto. En cambio, el gnosticismo celebra el lenguaje poético, metafórico, mitológico y paradójico que eleva la mente al reino de lo fantasmático, el mundo de la imaginación.

Las paradojas de la izquierda en las discusiones sobre el matrimonio gay, la transexualidad, el feminismo, el multiculturalismo, etc., han deslumbrado a los conservadores durante varios años. Pero una vez que se entiende el gnosticismo inherente de la izquierda, tiene perfecto sentido, particularmente en el contexto de la gnosis, el momento “woke”. Consideremos dos de las grandes paradojas del izquierdismo actual.

La mujer: ¿una construcción social o algo esencial?

¿Por qué “el 18% de los puestos de trabajo en el sector tecnológico están ocupados por mujeres” si “las mujeres” es una construcción social? O, para el caso, ¿por qué hay estadísticas sobre “Mujeres en el campo X”? ¿No hay mujeres presidentas hasta ahora? Eso sólo es un problema según la vieja concepción de que el género es biológico. Según el nuevo punto de vista, no hay distinción esencial, al menos biológica, entre George Washington y una mujer. El tipo podría ser una dama.

El gnosticismo ve el género basado en la carne como una de las muchas características opresivas de un mundo material, un grillete más del que hay que liberarse. Un “yo” sin sexo es lo único que importa. Por eso los movimientos gnósticos a lo largo de la historia siempre han tenido un componente homosexual y transexual. (La palabra “sodomía”, por ejemplo, proviene de un movimiento gnóstico de la Bulgaria medieval temprana). La transexualidad y la homosexualidad fueron rebeliones antinómicas y violentas contra el orden biológico del mundo en el que están arraigados el matrimonio y las tradiciones familiares.

En la medida en que las mujeres, incluso las feministas, todavía se centran en la biología -por ejemplo, hablando de sus lamentables períodos como prueba de su verdadera feminidad frente a la emergencia gnóstica de Bruce Jenner de su Caitlyn interior, encarcelada-, no están despiertas. Del mismo modo, las mujeres que celebran la elección de quedarse en casa y criar a sus hijos siguen sin estar despiertas, sin comprender plenamente su opresión. Esto se debe a que cualquier comprensión de la “mujer” basada en la biología o en la tradición sólo tiene sentido según un orden mundial corrupto.

Aquí está la paradoja: ¿por qué el género juega un papel tan importante en el pensamiento de la izquierda si el ideal gnóstico es la ausencia de sexo? Porque una vez que uno se despierta se da cuenta de que las distinciones de género no son biológicas sino metafóricas. No es la biología masculina frente a la femenina; es el arquetipo de Yaltabaoth (el señor oscuro y patriarcal) frente al arquetipo de Sophia (un personaje gnóstico redentor); es el dios frente a la diosa; es la Era de Piscis dando paso a la Era de Acuario.

Son los paradigmas patriarcales, lineales, razonadores, lógicos, competitivos, ávidos de poder, individualistas y egoístas del pasado frente a los paradigmas matriarcales, estéticos, solidarios, simpáticos, colectivistas, sentimentales e intuitivos del nuevo orden mundial. (Y supongo que, en el caso de Caitlyn, este último está mejor representado por una chica de portada de Glamour).

Pero espere, dirá usted, que todo eso son rasgos estereotipados, cuyo reconocimiento debería hacer que le despidieran. Da una palmada en la cabeza y entiende por qué aquel sabio oráculo cultural que fue Marilyn Monroe dijo: “La locura es el genio y es mejor ser absolutamente ridículo que absolutamente aburrido”. Ese es el camino gnóstico, prosperar en esa paradoja.

Todo se reduce a la cultura, a menos que seas Woke

El multiculturalismo es un principio teológico de la religión de izquierdas, para el que las ideas de la sociología son canónicas. La sociología ha llegado a la conclusión de que la cultura es la base de las creencias, valores, comportamientos y normas de cualquier pueblo.

El multiculturalismo es la base del uso original de “woke”, en el contexto de Black Lives Matter. La idea es que hay sistemas de opresión que nadie puede percibir realmente hasta que esté despierto. Estos sistemas de opresión son culturales, la cultura blanca predominante establece la arquitectura cultural por la que fija las reglas que favorecen a los blancos y oprimen a todos los demás.

Pero esto plantea una paradoja. ¿La cultura produjo la ciencia de la sociología de la que surgió el universo terminológico “woke”? ¿La propia “ciencia” de la sociología está basada en la cultura? ¿Cuáles son las “creencias, normas y valores” que alimentaron el nacimiento de la sociología? Es una variación de la paradoja del mentiroso. Un cretense dice: “Todos los cretenses son mentirosos”. ¿Hay que creerle? Del mismo modo, una persona ligada a la cultura -no hay otro tipo- dice: “Todo pensamiento está ligado a la cultura”. ¿Ese pensamiento está ligado a la cultura?

La resolución de la paradoja es que ciertos pensadores ilustrados de élite son capaces de ver la realidad sub specie aeternitatis, o “desde la perspectiva de la eternidad”. Es decir, los científicos están libres de los elementos de la cultura, ya que ven la realidad tal y como es, no a través de la lente de sus culturas particulares. Supongo que son especiales en ese sentido. Son “despiertos”. Es el clásico elitismo gnóstico.

Así, el individuo “woke” se da cuenta de que la cultura es algo determinante, pero él mismo no está sujeto a esa determinación. Pero aquí está de nuevo la paradoja. Si el negro despierto es el que importa la ideología del multiculturalismo en su mente, pero la ideología del multiculturalismo surgió de la cultura occidental junto con todas las demás ciencias, ¿está realmente despierto a los efectos de la inculturación occidental en su mente? Vuelve a dar una palmada en la cabeza mientras procesas ese bucle de retroalimentación ad nihilo.

De qué se trata realmente ‘Woke’

La gran paradoja del “woke” es que es totalmente anticientífico, pero el izquierdismo se nutre de la ilusión de que es científico. Por supuesto, ese bucle ad nihilo de retroalimentación paradójica es, como sostengo, parte de la esencia del gnosticismo.

Así, por ejemplo, ¿cómo puede una mujer woke que entiende la ciencia como una herramienta del patriarcalismo utilizar luego la ciencia para llorar por el cambio climático? ¿O cómo puede alguien despierto a las diferencias culturales en, digamos, el tiempo monocrónico frente al policrónico, imponer luego a las culturas policrónicas (como las culturas negra e hispana) las ideas científicas occidentales sobre el tiempo -donde el tiempo se gestiona en gran medida y se espera que se utilice de manera eficiente- en los campos de la educación o el ejército, ambos campos donde reina la corrección política?

Es la misma paradoja que surge de la cuestión de si los gobernantes británicos del siglo XIX en la India deberían haber tolerado la práctica del sati, en la que se arrojaba a una viuda a la pira funeraria de su marido. ¿Habría sido un imperialismo cultural imponer el respeto occidental por la dignidad de la mujer a una práctica tan patriarcal?

La ideología “woke” siempre será, en última instancia, un castillo de naipes que se derrumba, como todos los movimientos gnósticos a lo largo de la historia. Eso nos obliga a preguntarnos qué es realmente lo “woke”. ¿Hay algún principio coherente que unifique la agenda de la izquierda? ¿Qué es lo que, en última instancia, une a la izquierda como un estado final positivo?

Es simple: cualquier cosa que no sea blanca, patriarcal, capitalista y cristiana. Los izquierdistas dirían que son anti-poder, anti-arcón, anti-fa. Pero fíjate que esto es un negativo, no un positivo. Pero esa también es la naturaleza del gnosticismo. Mientras el mundo sea material, el vientre de las mentes no despiertas estará en funcionamiento, dando lugar a un suministro interminable de sistemas e instituciones de poder a los que oponerse. Del mismo modo, el estado final permanecerá siempre fuera de alcance, soñador, fantasioso y utópico.

Ese es el combustible de la izquierda. Estar siempre en contra y nunca alcanzarlo. Golpear con los puños la naturaleza de la realidad porque es lo que nunca será. Triste, de verdad.

Fuente: The Federalist

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share