Social
Suscribete

Maduro Woke – Nicolás Maduro prueba una nueva campaña de relaciones públicas: Wokeismo

El líder de Venezuela está cortejando a una generación cada vez más amigable con el socialismo en Estados Unidos cooptando el lenguaje de la izquierda milenial.

El verano pasado, una delegación de ocho estadounidenses se sentó en el grandioso salón del Palacio de Miraflores en Caracas para una reunión formal con el presidente venezolano Nicolás Maduro. La reunión, que fue transmitida por la televisión estatal venezolana y compartida a través de las redes sociales del gobierno, fue una especie de triunfo de relaciones públicas para Maduro. Su presidencia no está formalmente reconocida por Estados Unidos; el Departamento de Estado lo considera un régimen ilegítimo, “marcado por el autoritarismo, la intolerancia a la disidencia y la represión violenta y sistemática de los derechos humanos.”

En la televisión estatal venezolana, la delegación estadounidense fue enmarcada como un esfuerzo para tender puentes entre los dos países. “Venezuela busca fortalecer los lazos de hermandad y solidaridad con el pueblo estadounidense, con los activistas que luchan por la democracia”, dijo el narrador de la televisión estatal.

Pero el grupo de estadounidenses sentados frente a Maduro no eran diplomáticos. Estados Unidos cortó los lazos con el gobierno de Maduro hace tres años. Más bien, eran representantes de los Socialistas Democráticos de América, la creciente organización política estadounidense que cuenta con cuatro demócratas de la Cámara de Representantes entre sus miembros. Los delegados se sentaron con deferencia durante la comparecencia y, después, expresaron su admiración por Maduro.

“A quien conocí no es un dictador”, tuiteó Austin González, uno de los delegados. “Conocí a un hombre humilde que se preocupa profundamente por su pueblo”.

Maduro había invitado a la delegación del DSA para el Congreso del Bicentenario de los Pueblos del Mundo, una reunión de grupos internacionales que simpatizan con su régimen. Durante su estancia, recorrieron proyectos de obras públicas y se reunieron con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela. Visitaron el mausoleo del ex presidente Hugo Chávez, el socialista autocrático al que sucedió Maduro, y posaron con el puño en alto. Incluso repitieron los argumentos del régimen sobre sus oponentes históricos: El delegado Sean Estelle, por ejemplo, se refirió al ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez -un socialdemócrata que había nacionalizado las industrias del petróleo y del hierro y que más tarde se convirtió en un crítico de Chávez- como un “derechista”.

La visita formaba parte de una estrategia, emprendida primero por Chávez y continuada por su sucesor Maduro, para atraer a figuras y grupos políticos estadounidenses que pudieran apoyar sus intereses políticos en EE.UU. Ahora esta estrategia parece dirigirse a los jóvenes estadounidenses, un grupo demográfico con creciente poder político que ha demostrado estar más abierto al socialismo que sus homólogos de más edad.

“Los estadounidenses se habían alejado realmente del izquierdismo después de la Guerra Fría”, dice Noah Smith, un economista y bloguero que ha observado el aumento de una generación favorable al socialismo en EE.UU. Pero gracias en gran parte a la ola de energía que respalda a Bernie Sanders a partir de 2015, dice, “ahora es algo genial”.

A medida que el gobierno de Venezuela se ha ido sumiendo en la autocracia, la nación se ha ido aislando cada vez más en la escena mundial, creando una crisis humanitaria y de reputación para la nación rica en petróleo. Ahora, la autoproclamada política socialista radical de Venezuela le da un potencial punto de conexión alternativo con los jóvenes de Estados Unidos y de otros países, un punto que el gobierno de Maduro está claramente tratando de aprovechar.

Hoy en día, cuando el gobierno venezolano comparte mensajes en las redes sociales y Maduro habla en público, los observadores venezolanos han observado que recurre cada vez más a un lenguaje progresista que resulta familiar a los jóvenes izquierdistas occidentales. En contraste con los antiguos discursos belicosos cargados de imágenes machistas (y a veces homófobas), Maduro está cooptando ahora el lenguaje del “feminismo, los derechos LGBTI, el medio ambiente”, dice Rafael Uzcátegui, coordinador general de PROVEA, la organización de derechos humanos más prestigiosa y antigua de Venezuela.

El gobierno está utilizando una “narrativa progresista como una posibilidad de alianzas estratégicas”, aunque en realidad no está promulgando políticas progresistas a la altura, dice Yendri Velásquez, un activista LGBT que trabaja con Amnistía Internacional. Maduro está esencialmente “wokewashing” –término que suele utilizarse para describir a las empresas que anuncian la apariencia de conciencia social – la imagen de su gobierno.

Observadores y críticos en Venezuela también ven esto como un intento de reiniciar la posición internacional del chavismo, el programa político de los socialistas gobernantes de Venezuela durante casi 25 años. El chavismo, que en su día fue una ideología con mayor calado en la izquierda global antiimperialista, perdió un gran atractivo con la muerte de su homónimo Chávez, y más aún cuando Venezuela entró en una espiral de crisis democrática y económica.

“La izquierda del primer mundo siempre ha sido un público importante para el chavismo porque tiene cierta aspiración global, internacional”, dice Guillermo Tell Aveledo, uno de los principales politólogos de Venezuela especializado en ideologías extremistas. El gobierno de Chávez organizó festivales que acogieron a partidos y grupos activistas internacionales, en un esfuerzo por pintar a su país como una especie de nación anfitriona para los socialistas de todo el mundo. Estas plataformas, como el Foro Social Mundial celebrado en Caracas en 2006, ayudaron a Chávez a ganar aliados que “lo defendieran internacionalmente, amplificaran su discurso y neutralizaran las críticas internacionales”, dice Uzcátegui.

Venezuela forma parte de una larga lista de regímenes autoritarios de extrema izquierda que han intentado frenar sus pérdidas en Washington apelando a los movimientos progresistas de Estados Unidos. En 1966, por ejemplo, la Cuba de Fidel Castro fue la anfitriona de la Conferencia Tricontinental, en cuya agenda se declaraba explícitamente el apoyo al movimiento de derechos civiles de Estados Unidos, por considerarlo una parte crucial de la supuesta causa antiimperialista de la conferencia. Del mismo modo, el zimbabuense Robert Mugabe y el ugandés Idi Amin Dada intentaron justificar su brutalidad como parte de la lucha contra el colonialismo europeo y el apartheid.

Asediado por las sanciones y una investigación de la Corte Penal Internacional por supuestas violaciones de los derechos humanos, Maduro está experimentando ahora con una nueva versión de esta vieja estrategia, aprovechando el creciente entusiasmo por el izquierdismo entre la juventud occidental. Los más extremistas de esta nueva generación de izquierdistas estadounidenses han encontrado un hogar en sitios como Twitter y Reddit, donde el “wokewashing” de Maduro está diseñado para ganar sus retweets y upvotes. Conocidos coloquialmente como “tankies”, un término utilizado originalmente de forma despectiva para denotar a los izquierdistas británicos pro-soviéticos, los miembros de estas comunidades online de izquierdistas que apoyan regímenes autoritarios extranjeros – muchos de los cuales decoran sus perfiles con una hoz y un martillo o con banderas emoji de países como Cuba, Venezuela y China – van desde lo nicho a lo verificado, con cientos de miles de seguidores. Algunas de sus ideas se han extendido a personalidades más importantes, como el director de cine Boots Riley, que defiende a Maduro, y Roger Waters, de Pink Floyd.

En TikTok, los vídeos de jóvenes socialistas estadounidenses que defienden a Maduro pueden obtener decenas de miles de visitas. Para Smith, el bloguero de política y economía, “los nuevos tankies no tienen ninguna conexión personal con los viejos tankies” y sería más apropiado llamarlos “campistas”, un término que utiliza para denotar a los izquierdistas que apoyan a ciertos países sólo por su mera oposición a Estados Unidos y sus aliados, sin tener en cuenta la situación política real de estos países.

Los miembros de la delegación de la DSA no respondieron a múltiples solicitudes de comentarios, y la organización de la DSA no respondió a preguntas específicas para este artículo.

Los miembros de la delegación de la DSA dijeron que estaban visitando Venezuela para “construir la solidaridad” con el gobierno de Maduro, según su página de GoFundMe, a pesar de una serie de hechos inquietantes bien conocidos sobre las condiciones que enfrenta el pueblo del país. Desde la llegada de Maduro al poder, la pobreza en Venezuela se ha disparado desde el 29,4% hasta un asombroso 94,5%. En 2012, la subnutrición del país estaba entre las más bajas del Sur Global; en 2020, Venezuela era el cuarto país más afectado por la inseguridad alimentaria, según el Programa Mundial de Alimentos, sólo por detrás de Yemen, la República Democrática del Congo y Afganistán. De 2010 a 2019, Venezuela bajó más puntos en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU que cualquier otro país que no sea Siria, Yemen y Libia, países devastados por la guerra. De 2016 a 2019, las fuerzas de seguridad venezolanas mataron a 18.000 personas, según Human Rights Watch. Los medios de comunicación están censurados; hay 240 presos políticos; y las instituciones democráticas se han llenado de simpatizantes.

Mientras la delegación del DSA pasó la mayor parte de su aventura turística antiimperialista tuiteando sobre las maravillas del socialismo venezolano, sus miembros se alojaron en el hotel privado de cinco estrellas de lujo Gran Meliá, donde una noche cuesta unas 100 veces el salario medio mensual venezolano. “Vista desde la pista de baile”, tuiteó la delegada Jen McKinney con una instantánea, “es absolutamente hermoso aquí”.

A medida que la campaña de relaciones públicas de Maduro ha ganado aparentemente un punto de apoyo con el DSA y otras figuras y organizaciones progresistas fuera de Venezuela, se plantea la cuestión de si en última instancia terminará puliendo con éxito su propia reputación internacional – o simplemente arrastrando a una serie de izquierdistas occidentales con él.

En la propia Venezuela, el viaje de la DSA trajo consigo críticas no sólo de la corriente principal de la oposición al gobierno de Maduro, sino también de socialistas disidentes que ven a su autocrático presidente como una lacra del movimiento. “Una organización que denuncia el racismo y la brutalidad policial en su país no puede apoyar a un gobierno que asesina y encarcela a los indígenas por tratar de proteger sus territorios de la depredación minera”, dijo Orlando Chirinos, del trotskista Partido Socialismo y Libertad, quien también señaló que la delegación del DSA se ciñó a un itinerario aprobado por Maduro y no se reunió con grupos más representativos.

Para los críticos de Maduro, hay una poderosa ironía en los elogios de la DSA al país y a su líder: Equivale a una especie de “neocolonialismo” en el que los activistas políticos “de las potencias mundiales pretenden explicar [a los venezolanos o cubanos] su propio sufrimiento”, dice Keymer Ávila, un investigador del Instituto de Ciencias Penales de la Universidad Central de Venezuela que se especializa en la brutalidad policial y militar.

Y el DSA no es el único movimiento de izquierda estadounidense que se une a Maduro.

En 2015, un año después de reprimir violentamente las protestas contra su gobierno, Maduro fue honrado personalmente en la Cumbre de Liderazgo de Afrodescendientes en la ciudad de Nueva York, donde recibió un premio por “su labor a favor de los afrodescendientes de Estados Unidos.” Se fotografió con Ayọ Tometi, uno de los fundadores de la organización Black Lives Matter. Tres meses después, Tometi estaba en Caracas trabajando como observador electoral para las elecciones parlamentarias de Venezuela. “Actualmente en Venezuela”, tuiteó. “Qué alivio estar en un lugar donde hay un discurso político inteligente”. Cuando la oposición a Maduro ganó una supermayoría, ella lanzó un comunicado: “En un golpe significativo para los sectores progresistas y más empobrecidos de Venezuela y para los aliados globales … los contrarrevolucionarios ganaron el control de la Asamblea Nacional”. (Tometi no respondió a una solicitud de comentarios).

Dos años más tarde, el Tribunal Supremo de Justicia, que apoya al chavismo en Venezuela, le quitó todo el poder a la Asamblea Nacional, lo que provocó meses de protestas y disturbios. En medio de esta agitación interna, Maduro se había fijado en sus nuevos aliados de la justicia racial de Estados Unidos y quería mantenerlos de su lado. En marzo de 2017, Maduro utilizó por primera vez el término “supremacía blanca” -entonces ajeno al discurso político venezolano-. Durante los siguientes cinco meses, el término fue utilizado al menos seis veces más en discursos y comunicados oficiales de funcionarios del gobierno. En un caso, por ejemplo, el gobierno de Maduro etiquetó a su propia fiscal general -que había procesado a los manifestantes estudiantiles de 2014- como supremacista blanca después de que se uniera a la oposición contra Maduro durante una nueva ola de protestas.

El “wokewashing” de Maduro ya ha dado algunos dividendos. Cuando Juan Guaidó, presidente de la democrática Asamblea Nacional, fue reconocido como presidente por Estados Unidos y otros 60 países en 2019, recibió el apoyo de la mayoría de los candidatos y congresistas estadounidenses, con algunas notables excepciones de figuras específicas asociadas a la izquierda como el senador Sanders (I-Vt.) y la representante Ilhan Omar (D-Minn.). Jill Stein -la eterna candidata del Partido Verde de Estados Unidos- también jugó su parte en la estrategia de la carrera del chavismo, atacando a la oposición al tuitear: “La oposición derechista de Venezuela respaldada por Trump llama ‘monos’ a los políticos afrovenezolanos como Chávez y es conocida por linchar brutalmente a los negros en la calle para ‘enviar un mensaje'”. A continuación, compartió una imagen en la que se comparaba la asamblea opositora y la chavista, supuestamente para mostrar una división racial. Los críticos venezolanos no tardaron en señalar tanto la falsedad de sus acusaciones de linchamientos racistas como que la foto parecía editada para que la oposición pareciera más blanca. Stein no respondió a las solicitudes de comentarios.

Chávez a menudo enmarcó su cruzada antiimperialista en términos raciales, y Maduro ha mantenido esa retórica, en parte para cultivar partidarios de la justicia racial en los EE.UU. Sin embargo, muchos observadores de la política venezolana han señalado que la política de Venezuela no es tan fácilmente mapeable a lo largo de las líneas raciales como lo son en otros países como los EE.UU., y la investigación muestra que el gobierno de Maduro ha incurrido en la brutalidad policial (con homicidios por parte de las fuerzas de seguridad del Estado tres veces más altos que en los EE.UU.) que se dirige desproporcionadamente a los jóvenes negros y marrones de bajos ingresos.

Hay “sectores que condenan la violencia policial en Estados Unidos”, dice Ávila, “pero legitiman y justifican la masacre que realizan las fuerzas de seguridad en Venezuela.”

El “wokewashing” de Maduro no se limita al lenguaje del antirracismo y la descolonización. En los últimos años, Maduro también se ha apropiado estratégicamente de la retórica feminista y pro-LGBTQ.

Por ejemplo, Maduro ha utilizado expresiones poco ortodoxas de lenguaje inclusivo de género cuando se dirige a la gente, y su partido ha creado oficinas para la “diversidad sexual” y una subcomisión parlamentaria para asuntos LGBT. Su Asamblea se ha reunido públicamente con grupos pro-aborto, y los anuncios políticos del partido gobernante ahora mencionan cosas como “derechos reproductivos”. Chávez y Maduro se describen repetidamente en las emisiones y textos del gobierno como “presidentes feministas”.

Al igual que con su política racial, las muestras progresistas de género de Maduro son consideradas por los críticos nacionales como meras “estrategias de propaganda”, dice Yendri Velásquez, activista LGBT. Mientras que muchos países latinoamericanos han legalizado el matrimonio y la adopción por parte de parejas del mismo sexo, en Venezuela ambos siguen siendo ilegales. Las personas LGBT todavía no pueden servir abiertamente en el ejército. Y aunque Venezuela fue el primer país latinoamericano en reconocer las identidades transgénero en 1977, desde 1998 -el año en que Chávez ganó por primera vez la presidencia- no se ha permitido a ningún ciudadano trans cambiar legalmente su identidad de género, aunque en 2016 se les dio la posibilidad de usar fotos después de sus transiciones en documentos oficiales y de identidad. Mientras tanto, el gobierno ha profundizado sus vínculos con las iglesias evangélicas, que representan cada vez más una fuerte fuerza electoral, y la prohibición del aborto en Venezuela sigue siendo una de las más restrictivas de América del Sur, mientras que el país tiene una de las tasas de embarazo adolescente más altas de América Latina.

“El chavismo se ha convertido en una vergüenza” para la izquierda internacional, dice Uzcátegui, el responsable de derechos humanos. Incluso Bernie Sanders, por ejemplo, denunció a Maduro como un “tirano” en 2019 después de haber sido presionado y criticado por haberse detenido previamente en llamarlo “dictador.”

Sin embargo, mientras algunos, como Sanders, entre la creciente izquierda estadounidense están empezando a ver a través de los mensajes de solidaridad socialista de Maduro, otros simpatizantes y apologistas más incondicionales del chavismo han logrado recientemente posiciones importantes en la política estadounidense: Después de que el gobierno de Estados Unidos reconociera a Guaidó como presidente de Venezuela en 2019, la representante Ilhan Omar denunció falsamente la lucha de la Asamblea Nacional contra Maduro como “un golpe de Estado respaldado por Estados Unidos“, al tiempo que calificó falsamente a la oposición de “extrema derecha.” Desde entonces, ha culpado repetidamente a las sanciones estadounidenses de la “devastación” en Venezuela, sin mencionar la corrupción y la mala gestión generalizadas de Chávez y Maduro. Los portavoces de Sanders y Omar declinaron hacer comentarios.

Aunque su contingente en el Congreso es actualmente pequeño, a medida que los socialistas milenials y grupos como el DSA hacen más incursiones en la política estadounidense, aumentan las posibilidades de que más políticos afines al chavismo ocupen cargos en todo el país -y quizás tengan la oportunidad de dar un empujón a los asuntos exteriores de Estados Unidos-, lo que pone de relieve un futuro posiblemente preocupante para la lucha democrática de Venezuela.

“Hasta cierto punto, hay una romantización de Maduro” entre algunos en la izquierda estadounidense, dice Gabriel Hetland, un profesor de estudios latinoamericanos en la Universidad de Albany que ha estudiado Venezuela desde 2007. “Hay buenos motivos: una crítica al imperialismo estadounidense”, dice Hetland, que se identifica como izquierdista y dice que sigue simpatizando con formas anteriores del chavismo y se opone a las sanciones. Pero “cualquier izquierdista serio no debería apoyar a este gobierno en absoluto”, dice, señalando la destrucción “ecológica” de Maduro, la represión generalizada y los cambios “pro-mercado” de los últimos años.

“La violencia institucional y las violaciones de los derechos humanos deben condenarse siempre con energía”, dice Ávila. “No hay buenos violadores de los derechos humanos, y su comportamiento no puede justificarse de ninguna manera. Ese doble rasero de condenar a unos y justificar los mismos excesos en otros hace un enorme daño a las sociedades, a los estados y a la propia política.”

Fuente: Politico

Total
1
Shares
Total
1
Share