Social
Suscribete

Luis Falaciarrieta “Un periodista confundido”

Luis Olavarrieta es un artista venezolano que visto desde las redes sociales en cuanto a su calidad humana (que no se discute) pero sin mayor análisis de fondo, podría parecer el hombre más simpático, honesto y querido por todos. Cómo periodista va en búsqueda de la verdad (o eso es lo que se presume) para luego ser eco de la misma hacia toda la ciudadanía. El problema con la búsqueda de la verdad es que muchas veces tomamos como cierto un hecho que afirma nuestra idea ignorando que existen otras voces y otras realidades que muestran una cara diferente, y es importante salir de nuestra zona de comodidad y contrastar una realidad con la otra para hallar esa verdad absoluta, que en lo absoluto sí existe.

Yo quiero creer que Olavarrieta peca de “inocente” cuando en uno de sus últimos vídeos en Instagram afirma cosas como:

“Los trans (cuya nomenclatura correcta es intersexual) son personas que se identifican con un género diferente al que nacieron”.

Ya aquí parte de la errónea aseveración de que el “género” es algo con lo que te puedes percibir o no, y que eres tú quien decide con cuál identificarse. ¡Falso!

La palabra género se comenzó a utilizar a partir de los años 60 a raíz de un psicólogo y sexólogo conocido como el “Doctor Money” quién realizó varios experimentos con niños, intentando transformarlos en el sexo contrario a través de operaciones forzosas y medicaciones que terminaron por arruinarle su infancia, adolescencia y hasta muchos se suicidaron, siendo uno de los casos más conocidos y trágicos el de los hermanos Reimer. Por lo que Money publicó años más tarde el caso de Bruce Reimer como exitoso, engañando a la gente, apoyado por la prensa de la época y por el lobby lgbt quien ya estaba en auge, y decidieron incluir pronto la palabra género en los diccionarios como aquellas características y roles socialmente construidos que moldean la identidad sexual de la persona; Cosa que también es falsa ya que emplean este término para diferenciar el sexo (hombre y mujer) de la orientación sexual (heterosexual, homosexual, bisexual) y de ahí inventar una pomposa y absurda cantidad de nuevos “géneros sexuales” que solo responden a trastornos de la sexualidad que el periodista quiere hacer ver cómo normales, y que además organizaciones viciadas como la OMS y la ONU han adherido a sus programas más por razones políticas que científicas, vilipendiando la verdad a costa de los intereses de unos pocos.

Y aquí hago un pequeño inciso para mostrarte el caso del chileno Nael Condell quien sufre de trastorno de la sexualidad (intersexualidad) y él acepta su condición sin que esto represente mayor problema en su vida. Él siendo parte de la comunidad homosexual, ha mostrado su aversión hacia el lobby lgbt porque no está de acuerdo con las posturas políticas de izquierda que se promueven y por esa razón ha sido rechazado y discriminado dentro de su propio núcleo, que a su vez demuestra la intolerancia hacia quien piensa diferente pese a tener la misma condición sexual «importante saber diferenciar entre la comunidad homosexual y el Lobby LGBT que presiona para implementar la Agenda Progresista». Detalle no menor para tomar en cuenta y que les invito a investigar.

Otra cosa que manifiesta con mucha confianza este periodista es que la pedofilia es sólo una “desviación sexual”. En un reportaje para el medio espaja.com le preguntan a Olavarrieta sobre el movimiento pedófilo que busca legalizar e institucionalizar esta depravación, y él responde de manera muy blandengue diciendo que “eso es totalmente falso, este grupo solo busca manchar la lucha de la comunidad homosexual”, y acto seguido se refiere a la pedofilia como una “desviación sexual”. Cómo si la pedofilia no fuera una verdadera enfermedad mental cuya consecuencia es la agresión y violación física y moral de nuestros niños, quienes deben ser los sujetos de derecho más protegidos de nuestra sociedad.

Cabe destacar que así como minimiza el problema de la pedofilia, nos etiqueta como homofóbicos y transfobicos (lo cual sí es una enfermedad) a quienes tenemos un pensamiento diferente y estamos apoyados por la ciencia, biología, genética, antropología, historia, filosofía, bioética, derecho penal y la propia evidencia empírica…

…Y así va sumando la lista de las cosas que este periodista, como muchos otros más van por ahí esgrimiendo con total irresponsabilidad, desinformando a la gente, creando una matriz de opinión equívoca y degenerando por completo su fin último que era la búsqueda de la verdad, o mejor dicho, de su propia verdad moldeada.

Para mí no es posible creer que lo hacen por inocencia o ignorancia, tampoco podría afirmar que le están pagando para desinformar (aunque se han visto casos por parte del lobby y los medios palangristas), pero sin duda responde al patrón de las minorías ideologizadas que son caldo de cultivo para la instrumentalización y manipulación de quienes enarbolando falsamente las banderas de la igualdad, son utilizados para que las grandes corporaciones y organizaciones globales puedan obtener rédito político, económico y más control sobre la sociedad.

Nosotros como ciudadanos con la verdad en la mano, debemos denunciar este tipo de hechos y mostrar la otra cara de la moneda que ha sido ocultada y satanizada por los medios de comunicación y los propios científicos tarifados quienes han creado su propia narrativa y la han difundido como la nueva verdad al mejor estilo de 1984. Finalizo diciendo que este no es un ataque personal a Luis Olavarrieta, ni mucho menos a la comunidad homosexual a quiénes respetamos y estimamos mucho, ya que con quién decidas acostarte será un decisión personal y nadie, ni el Estado deben inmiscuirse en la intimidad. Mi crítica y alerta se posa sobre el lobby lgbt que ya tocó tierra en Venezuela, y busca dividirnos, crear una lucha entre clases al mejor estilo marxista y despojarnos de nuestra naturaleza. Yo te he dejado aquí la semilla de la duda esperando que germine dentro de tí el interés por seguir investigando, cuestionando lo que te muestran los medios y las redes sociales para que te blindes en el transitar de este tortuoso camino de la nueva modernidad en búsqueda de la verdad y la libertad.

Autor: Luis Guanchez

Fuente: Telegraph

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share