Social
Suscribete

Liz Truss renunció como primera ministra del Reino Unido y Boris Johnson es el favorito para reemplazarla

Avatar photo

Luego de 45 días en su función, la primera ministra británica Liz Truss renunció el jueves 19 de octubre, luego que sus políticas económicas causaran turbulencia en los mercados y su autoridad cayera en picado.

Truss realizó el anuncio luego de sostener una reunión de último momento con Graham Brady, un legislador conservador de alto nivel que supervisa los desafíos de liderazgo y evalúa el apoyo de los demás conservadores del Parlamento.

Su gestión fue la de menor duración en la historia del país.

“No puedo cumplir el mandato por el que fui elegida”, dijo tras la reunión en un breve discurso, frente a su residencia del número 10 de Downing Street.

Solo un día antes, Truss había prometido permanecer en el poder y dijo que era “una luchadora y no alguien que abandona”.

Pero finalmente dimitió, después de verse obligada a abandonar muchas de sus políticas económicas y mientras un número creciente de parlamentarios conservadores la presionaban y le retiraban su apoyo.

En medio de la crisis energética, una de las prácticas que Truss quiso reanudar y que causó gran oposición y malestar entre muchos conservadores fue el fracking (fracturación hidráulica), para la extracción del gas de esquisto.

Dado que los conservadores tenían una gran mayoría parlamentaria, un llamado de la oposición para prohibir el fracking fue derrotado fácilmente, pero la tensión se hizo presente en la Cámara de los Comunes, siendo esta la «gota que rebalsó el vaso».

Truss dijo que permanecerá en el cargo hasta que un sucesor asuma formalmente el liderazgo del partido y sea nombrado primer ministro por el rey Carlos III.

Quién podría reemplazarla

Con las encuestas de opinión dando al Partido Laborista (de izquierda) una ventaja creciente, muchos conservadores creían que su única alternativa era reemplazar a Truss. Pero siguen divididos sobre quién debería reemplazarla.

Algunos medios ironizan sobre el «día de la marmota», una película de los años noventa donde cada día empieza igual al anterior. Esto en referencia a que el posible sustituto causa mucha sorpresa, ya que es el propio Boris Johnson, el anterior primer ministro. Según una encuesta publicada en YouGov, Johnson sería el favorito entre los conservadores.

El 32% de los miembros del partido conservador le quiere de vuelta en Downing Street.

Johnson salió entre polémicas como el partygate, por las fiestas organizadas durante el confinamiento, pero también por una gestión deficiente entre los demás conservadores, que acabaron dándole la espalda.

Parafraseando a «Terminator«, el ex primer ministro británico, Boris Johnson, se despidió del Parlamento con un «hasta la vista, baby«, en su última intervención ante la Cámara de los Comunes antes de dejar el poder a principios de septiembre.

¿Será que sabía que podría volver?

Otro 23% de los conservadores prefieren a Rishi Sunak, que precisamente perdió las ‘primarias’ frente a Truss.

Penny Mordaunt y Ben Wallace, que se presentaron a esa sucesión de Johnson quedando eliminados muy pronto, también salen entre los posibles reemplazos ahora de Truss, e incluso el propio Jeremy Hunt, quien en los últimos días parece haber tomado el mando del país.

Incluso ‘detrás de escena’ ha llegado a sonar el nombre de Theresa May -la predecesora de Johnson- que salió de Downing por la puerta trasera al no ser capaz de cerrar el acuerdo del brexit. «Es competente, es aburrida, calmará las cosas», repiten en las filas conservadoras, según 20 minutos.

Fuente: The Vision Times

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share