Social
Suscribete

Las cápsulas suicidas impresas en 3D ya son legales en Suiza

Las cápsulas suicidas impresas en 3D ya son legales en Suiza
“Sarco” afirma adoptar un enfoque diferente para una muerte pacífica, sin necesidad de sustancias controladas.

El beneficio para la persona que lo utiliza es que no tiene que obtener ningún permiso, no necesita un médico especial para tratar de introducir una aguja y no tiene que conseguir medicamentos difíciles de obtener”, dijo Nitschke en una demostración de Sarco el año pasado.

La cápsula se activa desde el interior y puede transportarse al lugar en el que la persona desee morir, como un lugar al aire libre o las instalaciones de una organización de suicidio asistido, informó Swiss Info.

Aproximadamente 1.300 personas murieron por suicidio asistido en Suiza en 2020.

Actualmente, el método utilizado para ello es la ingestión de pentobarbital sódico líquido que duerme a la persona antes de que entre en un coma profundo, seguido de la muerte.

Cómo funciona

Una vez activada, la cápsula inunda el interior con nitrógeno y reduce rápidamente el oxígeno, lo que hace que el individuo pierda la conciencia y, en última instancia, fallezca sin ahogarse ni entrar en pánico.

Una vez completado el proceso, la cápsula biodegradable puede separarse de la base de la máquina para que sirva de ataúd a la persona fallecida.

En los Países Bajos, la eutanasia puede ser solicitada por cualquier persona mayor de 12 años que viva con un “sufrimiento insoportable sin perspectivas de mejora”. Los menores de 16 años siguen necesitando el consentimiento de sus padres.

La eutanasia en los Países Bajos alcanzó su punto máximo en 2020, con 6.938 procedimientos realizados, un aumento del 9% en comparación con el año anterior, informó Dutch News.

El doctor Philip Nitschke, también conocido como el Dr. Muerte, dijo a The Independent en 2018 que su dispositivo no pretendía dar glamour a la idea de que una persona se quitara la vida

El conocido defensor del derecho a morir de las personas ha desarrollado en el pasado máquinas que podrían ser utilizadas por los individuos para inyectarse dosis letales de barbitúricos para ayudar en lo que él llamó “suicidios racionales”.

Anteriormente había dicho que la idea de Sarco surgió en 2012 a raíz del caso del británico Tony Nicklinson, que no podía hablar ni moverse como consecuencia de un grave derrame cerebral en 2005.

El Sr. Nicklinson libró una larga y finalmente infructuosa batalla judicial en un intento de permitir a sus médicos asistir legalmente a su suicidio. El Dr. Nitschke empezó a pensar en cómo sería posible el suicidio asistido para una persona cuyos movimientos se limitaban a parpadear.

El Sarco se desarrolló como resultado para ofrecer a las personas la opción de acabar con su vida de forma pacífica y sin asistencia.

El uso de gas es considerado por muchos como un método inaceptable para el suicidio asistido en Europa debido a las connotaciones negativas del Holocausto. Algunos han llegado a decir que no es más que una cámara de gas glorificada”, dijo Nitschke a The Independent.

Una experiencia de realidad virtual del Sarco se expuso el 14 de abril en la iglesia Westerkerk de Ámsterdam con motivo de la Exposición Funeraria anual de la ciudad.

El primer Sarco se expone en el Museo de Cultura Sepulcral de Kassel (Alemania) desde septiembre de 2021 hasta febrero de 2022. El tercer Sarco se está imprimiendo en los Países Bajos y debería estar listo para funcionar en Suiza en 2022.

Varios de los proyectos complementarios de Sarco, como el desarrollo de una cámara que permita a la persona comunicarse con el exterior, se han retrasado por la pandemia. También es necesario grabar el consentimiento informado de la persona.

Ya se ha encargado, y el siguiente paso es conseguir que se fabrique”, dijo Nitschke a Swiss Info.

Fuente: The Independent

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share