Social
Suscribete

La verdadera causa de la inflación es el gasto público desmedido. No la crisis Rusia-Ucrania

Mirar la pantalla de un surtidor de gasolina mientras llenas el depósito de tu vehículo es capaz de inducir un ataque de pánico. Pagar un coche usado casi exige pedir una segunda hipoteca. Hablando de hipotecas, los miembros de la clase media están siendo excluidos del mercado de la vivienda a medida que los precios de las casas marchan implacablemente hacia arriba. Muchos aumentos de precios están fuera de control.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Hace poco más de un año, y en los años anteriores a la pandemia de Covid-19, la mayoría de los precios eran relativamente estables. Pero más recientemente, la inflación general de los precios está en el punto más alto de los últimos 40 años.

El difunto economista Milton Friedman ayudó a explicar la inflación y la estanflación de la década de 1970. Su explicación ayudó a dar forma a la fuerte recuperación económica de la década de 1980, construida sobre los principios del gobierno limitado, con una política monetaria sólida que dio lugar a una fuerte disminución de lo que había sido una inflación desenfrenada de dos dígitos.

La inflación es un fenómeno monetario

Friedman señaló que “la inflación es siempre y en todas partes un fenómeno monetario”. La aparente fuerza mayor es en realidad un problema creado por el hombre, causado por la Reserva Federal (Fed) que crea demasiado dinero. Estos principios sobre el dinero y la inflación no son nuevos.

Pero algunas personas de la profesión económica hacen caso omiso de estas lecciones. Personas como Stephanie Kelton han estado promoviendo la Teoría Monetaria Moderna (TMM), que es prácticamente una inversión completa de lo que Friedman propugnó y la historia demostró. Esta teoría sostiene que el gasto deficitario actual del gobierno federal no es un problema, sino que puede y debe resolverse mediante la creación de dinero por parte de la Reserva Federal para financiarlo sin preocuparse por la inflación mientras el dólar estadounidense sea la moneda de reserva del mundo.

El presidente Joe Biden no ha apoyado abiertamente la TMM, pero tampoco es fan de Friedman. En cambio, parece contentarse con que muchos demócratas del Congreso, en su mayoría jóvenes, defiendan la TMM, que proporciona un razonamiento conveniente y aparentemente académico para financiar más gasto federal sin aumentar explícitamente los impuestos. Tiene un atractivo político similar al que presentó el keynesianismo hace casi un siglo, y la TMM es igual de defectuosa.

Sin embargo, los defensores de la TMM tienen razón en una cosa: la Reserva Federal puede crear dinero para el servicio de la deuda y evitar el impago. Pero en términos reales, es decir, ajustados a la inflación, esta afirmación es falsa. La creación de dinero para el servicio de la deuda devalúa la moneda. Los inversores reciben entonces un menor rendimiento real de sus tenencias de deuda federal.

Además, todo el mundo se ve perjudicado por la inflación, tanto si posee bonos del Estado como si no. La inflación es esencialmente un impuesto, ya que roba a las personas su poder adquisitivo sin que tengan culpa alguna. Todos los que recibieron un aumento del 7,5 por ciento el año pasado probablemente pensaron que podrían permitirse más cosas, pero fueron engañados. La inflación aumentó en la misma medida, por lo que no hubo un aumento real.

Falsa afirmación de que los impuestos son la solución

Pero los defensores de la TMM afirman que los enormes déficits presupuestarios son los que permiten a la gente ahorrar dinero. Si no fuera por esos déficits, afirman, la gente no tendría dinero para ahorrar. A primera vista, la pandemia parecía apoyar eso. La gente recibía transferencias del gobierno y ahorraba gran parte de ellas debido a la incertidumbre. Pero más recientemente, los ahorros de la gente se están agotando a medida que esta dependencia del gobierno se agota y los precios se disparan.

Ahora que la inflación está desbocada, los partidarios de la TMM creen que el aumento de los impuestos es la principal (si no la única) cura. Afirman que la inflación no se debe a que la Reserva Federal cree demasiado dinero, sino a que la gente tiene demasiado dinero para gastar; los impuestos eliminarán ese exceso de liquidez y detendrán la inflación.

Sin embargo, la TMM no explica por qué sólo es inflacionaria cuando la gente gasta dinero, pero no cuando el gobierno lo gasta. De alguna manera, el hecho de que la Reserva Federal cree dinero mediante la compra de deuda pública no hace subir milagrosamente los precios de los recursos escasos. La teoría parece más una creencia que una ciencia, algo en lo que hay que confiar más que demostrar.

En concreto, la ideología de la TMM se basa en relaciones matemáticas entre variables económicas como el ahorro y la deuda privada y pública, más que en una construcción teórica sólida, y se rompe rápidamente cuando se analiza con una teoría económica sólida. Además, estas relaciones parecen utilizarse para derivar un mecanismo de financiación para sus objetivos políticos de gran gobierno, como la garantía de empleo federal, la sanidad universal y otras iniciativas costosas.

Cómo los impuestos podrían detener la inflación

Pero la TMM no está del todo equivocada en cuanto al uso de los impuestos para detener la inflación. Si esos impuestos se utilizan para pagar el gasto deficitario -que en realidad debería hacerse gastando menos- en lugar de que la Fed lo financie, entonces los impuestos más altos pueden reducir la inflación. Pero esa es una explicación demasiado matizada para la TMM, que pinta con pinceladas mucho más amplias.

En cualquier caso, la TMM no puede disipar las duras verdades de la política monetaria, que es que la inflación proviene de un solo lugar: la Reserva Federal. Cuando la Fed crea dinero más rápido de lo que crece la economía real, los precios subirán; es así de simple.

Para aliviar la incertidumbre y las distorsiones en toda la economía de las malas políticas en Washington, debería haber reglas fiscales y monetarias vinculantes basadas en la economía sólida en lugar de la ideología. Esto debería incluir una modificación del gasto público inferior al crecimiento de los ingresos personales y sólo modificar la oferta monetaria para mantener los precios estables.

Casi dos años después de que el presidente Biden declarara que “Milton Friedman ya no dirige el espectáculo”, está claro que el difunto economista es el que ríe el último. Quizá la próxima vez, el presidente se lo piense dos veces antes de hablar mal de los muertos.

Fuente: The Federalist

Total
17
Shares
Related Posts
Total
17
Share