La pérdida de Estados Unidos en Afganistán es la ganancia de China

La pérdida de Estados Unidos en Afganistán es la ganancia de China

Es fácil pensar que los talibanes son el mayor ganador en Afganistán, ya que han tomado el control de toda la nación en cuestión de días, mientras que Estados Unidos, que una vez fue claramente la nación más poderosa de la tierra, se retiró de Afganistán de la manera más humillante. Pero en el contexto geopolítico más amplio, el verdadero mayor ganador en Afganistán es el Partido Comunista Chino.

El PCC se ha beneficiado del despliegue militar estadounidense en Afganistán durante los últimos 20 años. Mientras Estados Unidos gastaba billones de dólares y enviaba miles de tropas a luchar en una inútil “guerra contra el terrorismo”, las sucesivas administraciones estadounidenses, independientemente de su afiliación partidista, perdieron de vista la competencia de grandes potencias entre China y Estados Unidos. El PCCh aprovechó esta oportunidad para crecer económica y militarmente y expandir su influencia geopolítica en el extranjero con una rapidez asombrosa.

En el ámbito económico, Pekín puso en marcha en 2013 un enorme proyecto global de infraestructuras denominado “Un cinturón, una ruta” para ayudar al PCC a extender su influencia. Un componente vital es la construcción de proyectos de infraestructura a lo largo de una ruta terrestre euroasiática que une a China y Europa a través de Asia Central, incluyendo Afganistán y Pakistán.

El despliegue militar estadounidense en Afganistán ha mantenido la violencia en el país bajo control y ha proporcionado a China un servicio de seguridad gratuito. China ha aprovechado la situación para hacerse con una parte importante de los recursos naturales de Afganistán. Por ejemplo, las empresas estatales chinas están desarrollando el mayor yacimiento de cobre del mundo en Afganistán. China también está construyendo un ferrocarril de carga desde el oeste de China hasta Pakistán a través de Tayikistán y Afganistán.

China triplica sus acorazados y amplía su territorio

En el frente militar, las dos décadas de guerra de Estados Unidos en Afganistán han agotado los valiosos recursos militares estadounidenses, y los líderes políticos y los mandos militares de Estados Unidos no tomaron medidas eficaces para contrarrestar la acumulación militar de China. A principios de 2000, la armada del Ejército Popular de Liberación contaba con 110 acorazados.

En 2020, el número de acorazados de la armada del EPL había aumentado a 360. Medido por el número de buques, el PCCh ha construido la mayor armada del mundo en 20 años, mientras Estados Unidos estaba preocupado por Afganistán.

La Oficina de Inteligencia Naval de Estados Unidos estima que la armada del EPL tendrá 400 acorazados en 2025. En cambio, la Armada estadounidense sólo tiene 297 acorazados en la actualidad. El Pentágono planea aumentar su número de acorazados a 350, pero no tiene una fecha límite para hacerlo. Muchos expertos navales consideran que este número es inferior al óptimo para que la Armada estadounidense mantenga su capacidad de disuasión de los adversarios en el mar.

Al mismo tiempo que construye su armada, el PCC también reclamó más de 3.200 acres de tierra en el Mar de China Meridional construyendo islas artificiales entre 2013 y 2015, con poca objeción por parte de la administración Obama. La armada del EPL ha equipado estas islas artificiales con pistas de aterrizaje, puertos, hangares para aviones, radares, equipos de sensores y edificios militares.

En 2015, ya era demasiado tarde para que Estados Unidos detuviera la expansión de China en el Mar de China Meridional. En marzo de 2020, la Armada china realizó un simulacro antisubmarino sobre el Mar de China Meridional, preparándose claramente para un posible conflicto contra Estados Unidos. Las islas militarizadas de China y su expansión naval han mejorado enormemente la capacidad de China para controlar el acceso a la mayor parte del Mar de la China Meridional y han erigido efectivamente un bloqueo a cualquier intervención naval de Estados Unidos si el PCC decidiera invadir Taiwán.

No cabe duda de que China se ha beneficiado enormemente de los 20 años de guerra de Estados Unidos en Afganistán. La precipitada retirada de la administración Biden de Afganistán abrirá más oportunidades para la ambición geopolítica de China.

China se prepara para llenar el vacío cuando los estadounidenses se vayan

En Afganistán, la pérdida de Estados Unidos es la ganancia de Pekín, y China no ha perdido tiempo en prepararse para llenar el vacío de poder que dejan los estadounidenses. En julio, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, se reunió con altos dirigentes talibanes en China. Wang criticó las políticas estadounidenses hacia Afganistán y ofreció oportunidades económicas de China, incluida la ampliación a Afganistán del Corredor Económico Chino-Pakistaní, un componente clave del proyecto chino “Un cinturón y una ruta”.

A los talibanes, grupo militante musulmán radical, no parecen molestarles las violaciones de los derechos humanos cometidas por China contra los musulmanes uigures en Xinjiang. Los líderes talibanes calificaron a China de “cálido amigo” y ofrecieron protección de seguridad a las inversiones chinas en Afganistán. Esto dio a Pekín suficiente consuelo para dejar abierta la embajada china en Kabul mientras el embajador de Estados Unidos huía.

A diferencia de la antigua Unión Soviética o de Estados Unidos, China ha aprendido claramente que Afganistán es un cementerio de imperios. Pekín no tiene intención de implicarse en Afganistán en ningún sentido militar. Por el contrario, está convirtiendo al régimen talibán en un Estado cliente, profundizando la dependencia económica de Afganistán respecto a China.

Este enfoque ha funcionado bien para China con otros países de la región, como Pakistán. Permite a Pekín asegurarse el acceso a recursos naturales para su desarrollo económico y a lugares estratégicos para su alcance militar, sin comprometer al ejército chino.

Es más probable que China invada Taiwán

Una implicación mucho más significativa de la vergonzosa retirada de la administración Biden de Afganistán es cómo puede cambiar el cálculo del PCC sobre Taiwán. El PCC no ha logrado ganarse los corazones y las mentes de la mayoría de los taiwaneses a través de sus décadas de compromiso económico.

Dado que los medios pacíficos no han hecho realidad la tan deseada “reunificación” de Pekín con Taiwán, Pekín puede considerar la fuerza como su única opción. Ningún líder chino, incluido el actual, Xi Jinping, descarta la posibilidad de tomar Taiwán por la fuerza. Xi ha estado construyendo una moderna armada china capaz de llevar a cabo tal misión.

La única razón por la que Xi no ha lanzado una invasión de Taiwán es que no está seguro de cómo reaccionará Estados Unidos. Estados Unidos ha mantenido una ambigüedad estratégica sobre si defenderá militarmente a Taiwán en caso de invasión de China. Así que Xi debe sopesar el riesgo de convertir su invasión de Taiwán en una guerra total contra Estados Unidos.

Pero la catastrófica retirada de la administración Biden de Afganistán y la incompetencia demostrada por la cúpula del gobierno, las agencias de inteligencia y el ejército de Estados Unidos probablemente han aumentado la confianza de Xi y la probabilidad de que pueda resolver el “problema de Taiwán” en los próximos tres años.

El gobierno de Biden ha demostrado que sólo habla y no actúa. Lo único que se le da bien es la retórica elevada. La administración ha demostrado que ni siquiera pudo manejar a un grupo de militantes de trapo en Afganistán. La ineptitud y la falta de voluntad de la administración es una invitación abierta para que el PCC ataque a Taiwán más pronto que tarde.

Incluso si el gobierno de Biden reúne de alguna manera la suficiente fuerza de voluntad para ir a la guerra con China por Taiwán, es probable que Estados Unidos participe en ese conflicto en solitario. Ningún aliado de Estados Unidos querrá participar en una intervención militar liderada por Estados Unidos en el futuro, después de haber sido testigos de la rapidez con que la administración Biden abandonó a sus aliados en Afganistán. El gobierno taiwanés probablemente esté reevaluando si es inútil resistirse a la invasión de China ya que la administración Biden ha demostrado ser un aliado tan poco fiable.

Si China consigue apoderarse de Taiwán con poca o ninguna resistencia por parte de Estados Unidos, marcará el fin del liderazgo mundial de Estados Unidos. El orden mundial liberal que Estados Unidos ayudó a construir y mantener, que ha garantizado la paz y la prosperidad para la mayor parte del mundo durante más de siete décadas, se derrumbará.

Además de China, otros adversarios de Estados Unidos, desde Moscú hasta Teherán, están trabajando en sus planes para aprovechar los fracasos de la política exterior de la administración Biden para lograr sus objetivos geopolíticos. Sólo llevamos ocho meses del mandato de cuatro años de Joe Biden. Los estadounidenses deberían prepararse para muchos días oscuros que se avecinan.

Fuente:

Helen Raleigh, CFA, es una empresaria, escritora y oradora estadounidense. Es colaboradora principal de The Federalist. Sus escritos aparecen en otros medios nacionales, como The Wall Street Journal y Fox News. Helen es autora de varios libros, entre ellos “Confucio nunca dijo” y “Backlash: Cómo la agresión de la China comunista se ha vuelto en contra”. Síganla en Parler y Twitter: @HRaleighspeaks.

Total
27
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados
Total
27
Share