Social
Suscribete

La gira de Drag Show de personas con síndrome de Down suscita críticas y confusión

Avatar photo

“Drag Syndrome”, un espectáculo drag itinerante de personas con síndrome de Down, ha provocado indignación y confusión tras la publicación de un video destinado a promocionar el grupo.

La compañía de medios estadounidense Mashable subió un video el 4 de enero a Twitter en el que ponía de relieve el espectáculo drag. El cortometraje, titulado “Nacido para bailar con un cromosoma extra”, muestra entrevistas y actuaciones con varios drag queens con síndrome de Down.

El video también incluye una entrevista con el director creativo del espectáculo drag, Daniel Vais, que claramente no tiene síndrome de Down.

Vais fundó “síndrome de Drag” en 2018. En 2020, Vais dio una entrevista en donde, cuando se le preguntó cuál era su actuación más memorable, contestó que cuando uno de los drag queens, “Horrora Shebang”, abrió el espectáculo al grito de “¡Buenas noches, zorras!”

Drag Syndrome, que se describe en su sitio web como un “colectivo drag queens y kings con síndrome de Down altamente adictivos” realiza giras por toda Europa y actualmente actúa en RuPaul’s DragCon UK 2023 en Londres. El grupo ya había actuado en la DragCon de 2020 y salido en la edición británica de Vogue.

Drag Syndrome también vende merchandising en su sitio web, y actualmente tiene más de 81,000 seguidores en Instagram y un increíble 558.1K seguidores en TikTok.

A pesar de su renovada popularidad, Drag Syndrome lleva años actuando y generando críticas al mismo tiempo.

En 2019, el propietario de un local en Grand Rapids, Michigan, canceló la actuación de la compañía, citando preocupaciones sobre la “explotación”.

Peter Meijer, el propietario del edificio Tanglefoot, emitió una declaración pública, en la que escribe: “La participación de personas cuya capacidad para actuar por voluntad propia no está clara plantea graves problemas éticos que no puedo pasar por alto”.

La respuesta en Twitter al cortometraje de Mashable fue abrumadoramente negativa.

“Es abuso. Es explotación. Es repugnante. Estas personas no son capaces de consentir esto, es probable que ni siquiera sean capaces vivir de forma totalmente independiente. No tengo palabras”, dijo un individuo.

“Como padre de alguien con necesidades especiales, esto es repugnante”, escribió otro.

La reportera Tatiana Passaic se hizo una pregunta que muchos otros parecían hacerse también: “¿A qué público va dirigido, exactamente?”

“Están explotando personas vulnerables. Esto es horrible y asqueroso”.

Otros internautas compararon este espectáculo con los históricos “freak shows de circo (feria de monstruos)” que a menudo explotaban a personas con discapacidades físicas o intelectuales. En el siglo XX, algunos padres de niños con discapacidades vendían a sus hijos al circo, donde eran ridiculizados y explotados con fines lucrativos. Los “espectáculos de monstruos” de circo a menudo mostraban a personas con enanismo, discapacidad intelectual o síndrome de Down.

Según la Clínica Mayo, “casi todas las personas con síndrome de Down tienen discapacidad intelectual o bajo coeficiente intelectual, lo que incluye dificultad de aprendizaje y problemas con las actividades de la vida diaria. Estas dificultades pueden ser de leves a graves”. Se sabe que tanto los adultos como los niños con discapacidad intelectual sufren mayores índices de abuso y explotación, un problema que se ha visto exacerbado por las redes sociales e Internet.

En el último año, los espectáculos de drag han estado envueltos en polémica debido a un aumento de los “drag queen story hours” dirigidos a niños, espectáculos de drag “para toda la familia” o “para todas las edades” y espectáculos de drag en los que participan niños.

Se han hecho virales videos que muestran a niños presenciando actuaciones sexualmente explícitas. Un video de julio de 2022 que circuló ampliamente por las redes sociales mostraba a una niña pequeña de la mano de un drag queen semidesnudo con implantes mamarios que la pasea por un bar.

“Drag queen story hour” (DQSH) es una tendencia creciente que consiste en que un artista masculino vestido como una caricatura de mujer, a menudo de forma muy sexualizada, lee libros a los niños. Estos eventos inspiraron múltiples protestas en 2022, particularmente de grupos conservadores y de padres preocupados que tachan la práctica de adoctrinamiento (artículo en español) y sexualización de los niños. Los detractores a menudo describen a los defensores de tales eventos como “groomers”.

Los críticos de DQSH han recibido una letanía de insultos y los equiparan a “intolerantes”, sin embargo, los manifestantes han protestado solo en lugares que albergan espectáculos de drag en los que participan niños, mientras pasan por alto eventos para adultos que cumplen los requisitos de edad.

También se ha acusado a los detractores de DQSH de provocar un tiroteo masivo en una discoteca gay de Colorado en noviembre de 2022 que se saldó con la muerte de cinco asistentes. Destacados activistas LGBTQ+ han argumentado que el uso del término “groomer” en Internet ha provocado un aumento de la violencia hacia la comunidad, a pesar del hecho de que el tirador responsable de los asesinatos se identifica como “no binario” (artículo en español), y la policía aún no ha anunciado ningún motivo oficial.

Además de la hora de cuentos de drag queen y los espectáculos de drag dirigidos a niños, también se ha producido un aumento de los artistas “drag” infantiles, a menudo llamados “drag kids” (“niños drag”).

Uno de esos “drag kids” que usa el nombre artístico de “Vanellope Craving” tuvo como mentor a un artista drag para adultos que acabó siendo arrestado tras descubrirse que había “utilizado Internet en numerosas ocasiones para distribuir e intercambiar imágenes pornográficas de niños” y que había “participado en la creación de pornografía infantil, que había subido a Internet”.

Los debates sobre la ética de DQSH y eventos similares se han convertido en un tema candente en los medios de comunicación, particularmente en los Estados Unidos y el Reino Unido. Muchos legisladores estadounidenses están tratando de prohibir este tipo de eventos. En Minnesota, los legisladores presentaron un proyecto de ley que establece que las bibliotecas públicas estatales perderán la financiación estatal si organizan actuaciones de drag queen para niños. Se han propuesto proyectos de ley similares tanto en Missouri como en Tennessee.

Fuente: Reduxx Mag

Total
0
Shares
Related Posts
Total
0
Share