Social
Suscribete

La clínica trans de Tavistock recetó bloqueadores de la pubertad a niños después de la primer consulta: Informe

Avatar photo

Después de que el Servicio Nacional de Salud (NHS) anunciara el cierre de la controvertida clínica de género Tavistock por poner en peligro a los niños, los denunciantes han revelado que a los menores se les administraban bloqueadores de la pubertad tras una sola consulta.

El Dr. David Bell, uno de los primeros profesionales de la medicina que denunció el comportamiento de los médicos del Centro Tavistock con respecto a los niños, ha revelado que al menos un niño fue sometido a bloqueadores de la pubertad después de una consulta.

El Dr. Bell declaró a The Telegraph que el nivel de exigencia a la hora de recetar medicamentos tan potentes debería ser “muy, muy, muy, mucho más alto”. “ Es posible que, en uno o dos casos, haya que hacerlo, pero la forma en que se han utilizado es totalmente inapropiada”.

” Se trata de niños que decían soy una chica o soy un chico y se les afirmaba. Tomaron las drogas y se pasaron a las hormonas del sexo opuesto y se les extirparon partes de su cuerpo, sus pechos, sus vaginas. Ahora, como me dijo una chica, ‘no tengo el cuerpo de un hombre, tengo el cuerpo de una mujer mutilada y con eso tengo que vivir’”.

El año pasado, el Tavistock and Portman NHS Foundation Trust fue demandado por Keira Bell, que acusó al Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género (GIDS) de presionarla para que cambiara médicamente de género cuando tenía 16 años, decisión de la que llegó a arrepentirse de adulto.

En un primer momento, el Tribunal Superior falló a su favor, afirmando que a los menores de 16 años no se les debe recetar bloqueadores de la pubertad sin autorización judicial, pero la decisión fue posteriormente anulada en septiembre del año pasado.

Ahora que se ha ordenado el cierre del Centro Tavistock por motivos de seguridad, después de haber sido la única clínica de Inglaterra que trataba a niños supuestamente transgénero, aumentará la presión sobre los candidatos que intentan suceder a Boris Johnson como Primer Ministro -el ex canciller Rishi Sunak y la ministra de Asuntos Exteriores Liz Truss- para que refuercen las leyes que rodean a los niños y los medicamentos transgénero, y ambos han señalado que podrían prohibir directamente los bloqueadores de la pubertad para los niños.

Una denunciante anterior, la enfermera clínica Susan Evans, había afirmado que la proliferación de estos tratamientos en el Tavistock se debía a motivaciones políticas, diciendo: “El tratamiento de los niños con disforia de género se estaba politizando cada vez más y se estaba alejando de los altos estándares de la atención mental clínica con una buena evaluación y tratamiento psicoterapéutico”.

La Dra. Hilary Cass, que dirige una revisión del Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género de Tavistock, descubrió anteriormente que los médicos se sentían presionados para adoptar un enfoque sin cuestionar a los niños que buscaban la reasignación de género. Afirmó que los médicos se sentían “nerviosos” por ofrecer terapias de bloqueo de la pubertad a niños que podrían beneficiarse de otro tratamiento o simplemente esperar, pero que el clima político les impedía hacerlo.

Además de la revisión de Cass, los grupos de apoyo a las familias, como Bayswater, piden que la revisión pública prometida por el anterior secretario de Sanidad, Sajid Javid, continúe en Tavistock y se amplíe a los sectores de la educación y la beneficencia, ambos activos en la promoción de la transexualidad en Gran Bretaña.

El grupo también pidió que la revisión no se centrara sólo en los niños, sino también en la franja demográfica de 18 a 25 años, explicando: “El cerebro adolescente no completa su desarrollo hasta los 25 años, lo que podría explicar por qué tantas personas que se destransicionan lo hacen a mediados de los 20 años”.

En respuesta a la afirmación de que algunos niños recibieron bloqueadores de la pubertad después de una sola consulta, un portavoz del Tavistock afirmó: “El GIDS [el Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género del Tavistock] trabaja según las especificaciones del NHS England, que establece que las evaluaciones son “normalmente de tres a seis citas, dependiendo del individuo”.

“El GIDS trabaja caso por caso con cada joven de forma individual, sin un resultado predefinido de qué camino pueden tomar, y sólo la minoría accede a cualquier tratamiento físico mientras está en el servicio.

“Derivar al equipo de endocrinología después de menos de cuatro sesiones sería muy inusual: un estudio reciente mostró que había una media de 10 citas antes de la derivación”.

Fuente: Breitbart

Total
5
Shares
Related Posts
Total
5
Share