Social
Suscribete

Jordan Peterson: Prefiero morir antes que borrar un tuit que dice la verdad

Hace unos días, escribí un tuit irritado en respuesta a uno de los últimos acontecimientos en el frente de la guerra cultural, cada vez más acalorada, en respuesta a la decisión de una actriz (actor) llamada Ellen (Elliot) Page. Estoy empleando este incómodo e imposible estilo de nombres múltiples porque ahora es aparentemente obligatorio -y probablemente haciéndolo mal, sin embargo, ya que “lo estás haciendo mal” es todo el punto de lo que se ha hecho obligatorio- pero también para hacer un punto.

Como consecuencia de ello, me han expulsado de Twitter. Digo prohibido, aunque técnicamente he sido suspendido. Pero la suspensión no se levantará a menos que borre el tuit “odioso” en cuestión, y prefiero morir antes que hacerlo. Y espero que no se llegue a eso, aunque ¿quién diablos sabe en estos días cada vez más extraños?

¿Qué fue lo que dije que causó tanto alboroto? Y, lo que es aún más importante y complejo, ¿qué fue exactamente lo que dije que dio lugar a la prohibición? Aquí está el tuit en cuestión:

“¿Recuerdas cuando el orgullo era un pecado? Y a Ellen Page le acaban de quitar los pechos por un médico criminal”.

La respuesta de Twitter:

Violación de nuestras normas contra las conductas de odio. No puedes promover la violencia, amenazar o acosar a otras personas por motivos de raza, etnia, origen nacional, orientación sexual, género, identidad de género, afiliación religiosa, edad, discapacidad o enfermedad grave. Al hacer clic en Eliminar, reconoces que tu Tweet ha infringido las Normas de Twitter.

Si crees que hemos cometido un error, envíanos una apelación. Ten en cuenta que si lo haces, tu cuenta permanecerá bloqueada mientras revisamos tu apelación.

Twitter

Vamos a desmontar esto. En primer lugar, es evidente que no he “promovido la violencia” ni “amenazado” a nadie con mi misiva. Así que eso deja el pecado posiblemente menor de “acosar”. Supongamos que ese fue el delito, y, además, el acoso por “identidad de género”. Dado que Twitter no me hizo el favor de especificar realmente mi delito, lamentablemente tenemos que adivinar por qué ha ocurrido esto – y eso es realmente un gran problema en sí mismo, y también indicativo de la absoluta falta de cuidado de la organización de Twitter con respecto a la propiedad de sus propias acciones de censura. Al menos debería saber exactamente qué he hecho mal si se me exige que “reconozca que” mi “tuit ha violado las normas de Twitter”.

¿Qué reglas, hijos de puta? ¿Exactamente? ¿Precisamente? Porque esas cosas importan cuando las acusaciones empiezan a volar.

Entonces, ¿qué dije que podría constituir acoso? Muchas cosas, hipotéticamente. Empecemos por “¿Recuerdas cuando el orgullo era un pecado?”. Aunque esa es una mera afirmación de hecho, porque bajo las antiguas reglas, aplicables incluso hace una década, el orgullo era un pecado, y había sido reconocido como tal vez el pecado cardinal desde hace miles de años. Todavía podría considerarse inaceptable para los moralistas autoritarios que ahora insisten, por ejemplo, en que celebremos el Mes del Orgullo (no la hora ni el día ni la semana, sino el mes) y que lo han llamado literalmente MES DEL ORGULLO en lugar del Mes LGBT+. No considero que el ORGULLO sea una virtud; se ha considerado clásicamente como un pecado.

No considero que la orientación sexual o el deseo sexual de ningún tipo sea algo que se deba celebrar o de lo que haya que enorgullecerse, y lo que dije fue simplemente un hecho. Es posible que hiriera los sentimientos de alguien porque señalé que el ORGULLO va antes de, por ejemplo, una caída, pero eso no me importa, lo volvería a hacer, y además considero que es mi deber advertir a quienes están a punto de caer en un pozo que el camino que recorren lleva de repente cuesta abajo. Pero probablemente esa NO fue la razón por la que me expulsaron de Twitter -aunque, como he dicho, estoy en la posición de tener que adivinar.

Siguiente frase para interrogar: “Y Ellen Page…” Ahora bien, ¿por qué me he detenido ahí? Porque, con toda probabilidad, fue esta frase aparentemente inocua, que incluye el nombre de una conocida actriz (ahí, estoy en problemas otra vez), la que probablemente dio lugar a mi prohibición. Cometí el crimen fatal de lo que se ha llegado a conocer en la espantosa terminología censora de los activistas dementes como “dead-naming”. Es el acto de referirse a alguien que ha “transicionado” (otra odiada pieza de la jerga y el eslogan) por el nombre, y por inferencia el género (realmente “sexo”) por el que todo el mundo le conocía previamente – y en el caso de Ellen/Elliot, que millones de personas reconocían y conocían. Así que debería haberle/llamado Elliot en lugar de Ellen, aunque, como descubriremos, eso me habría impedido decir lo que quería y necesitaba decir en las frases restantes. No es que ese problema moleste a los que se oponen a mi discurso en primer lugar.

La siguiente frase es “se acaba de quitar los pechos”. Esta parte sufre un problema muy similar. He empleado el pronombre prohibido “ella” cuando ahora Elliot debe ser considerado como un “él”, o bien. Pero aquí hay un enigma, por decirlo de alguna manera, y no sólo para mí, aunque he sido expulsado por ello. ¿Era Elliot/Ellen un ella o un él (o Ellen o Elliot) cuando ella o él o ellos (eso es Elliot o Ellen, por cierto) se quitaron los pechos? Si él o ella era un él, entonces ¿por qué era necesario hacerse la mastectomía? ¿Y cómo podrían entender lo que estoy escribiendo si fueron “sus” pechos los que se extirparon? ¿Fueron pechos masculinos o femeninos los que se extirparon? Si eran pechos masculinos, ¿por qué se extirparon? Si eran pechos femeninos (y, por tanto, se habían vuelto objetables hasta el punto de que la cirugía, generalmente reservada para el tratamiento del cáncer, era moralmente obligatoria), ¿entonces Elliot no seguía siendo Ellen y él seguía siendo ella?

¿Cómo podría haber escrito esa frase de forma sensata y, al mismo tiempo, exponer mi punto de vista de forma comprensible y no infringir las normas de Twitter contra la llamada conducta de odio? ¿Y a Elliot Page le acaban de quitar los pechos?

¿Era Elliot entonces? ¿Cuándo, exactamente? Definitivamente fue Ellen en algún momento del pasado, o eso indican todos sus créditos cinematográficos? ¿Habrá que volver a filmarlos todos, ya que emplean el odiado “deadname” (que no existe, por cierto, esa categoría de “deadname”, salvo en las mentes censuradas y adormecidas de una pequeña fracción de activistas trans insanamente narcisistas y cada vez más peligrosos)? ¿Cuándo me correspondía precisamente cambiar mi terminología con respecto a Elliot/Ellen para no incurrir en una conducta de odio? ¿Y cómo puedo describir el hecho de que a alguien que una vez fue mujer (y que realmente lo sigue siendo) se le cortaron los pechos porque ella/él/ella había sido presa de una moda viciosamente dañina sin utilizar el pronombre apropiado vinculado al sexo y el nombre real de la persona real a la que realmente se le hizo esto (con su voluntaria pero desafortunada aquiescencia)?

Así que era imposible comunicar lo que había sucedido a mi audiencia sin, aparentemente, chocar con las reglas imposibles y absurdas que ahora rigen hipotéticamente la propia moralidad en los días del degenerado ethos postmoderno y marxista que todavía debemos, no importa lo imposible que sea, acatar – o bien.

Y, podría objetar: Ellen/Elliot es una persona adulta (treinta y tantos años) y totalmente capaz de decidir por sí misma sobre estas cosas y es bienvenida desde la posición liberal y libertaria a irse al infierno en un cesto de basura como ella/él/ella considere oportuno. Y es justo, hasta cierto punto. Pero no creo que sea meramente picaresco o inapropiado señalar que Ellen/Elliot, que es un actor/actriz bastante bueno, es también un modelo ritual para emular, siendo una estrella, con todos los privilegios y, señalemos, las responsabilidades que conlleva.

Así que, al aceptar esta cirugía, publicitarla e insistir en la santidad y la virtud moral de su nueva identidad costosa, peligrosa y médicamente mejorada (y al participar en toda la farsa de la identidad), Ellen/Elliot sin duda ha atraído a muchas pobres y confusas adolescentes a culpar de su emergente autoconciencia puberal, confusión y malestar a “haber nacido en el cuerpo equivocado”, y a creer que el camino valiente, autoafirmante y moralmente admirable es el tratamiento hormonal, la esterilización, el sometimiento a una vida de costosas complicaciones médicas (qué deliciosamente rentable) y la miseria. Y creo, firmemente, que Ellen/Elliot tiene la culpa moral de ello.

Y, por último, con respecto a la frase final “médico criminal”, debo decir que he tenido algunos remordimientos postcoitales (por así decirlo) sobre esa frase. Es evidente que la operación quirúrgica realizada por los carniceros que descuartizaron a Elliot/Ellen fue legal. Entonces, ¿fue criminal o no? ¿Fueron legales las operaciones realizadas por los médicos fascistas que llevaron a cabo los experimentos médicos nazis? Sí, según las leyes de la época. ¿Pero fueron criminales? Dejaré que usted responda a esa pregunta.

Y, además, tal vez se pueda objetar: “¿Qué pasa con el daño que se hace al dejar hipotéticamente que los confundidos sobre su identidad se queden en su confusión? ¿No estamos moralmente obligados a intervenir?”. Y yo diría que NO. ¿Por qué? Bueno, primero “no hacer daño” como insiste el Juramento Hipocrático (¿lo recuerdan?). Y, en segundo lugar, ha sido una cuestión de consenso histórico que los pecados de omisión son menos atroces que los pecados de comisión. Por lo tanto, dejar que alguien con disforia de género -por muy justificada que esté (y quizá lo esté, en una ínfima minoría de casos realmente desafortunados)- sufra las consecuencias del teórico desajuste entre el alma y el cuerpo es un riesgo menor, desde el punto de vista ético, personal, social y filosófico, que las intervenciones extremadamente activas que constituyen la llamada cirugía de confirmación de género (otra frase odiada).

También podría señalar que la empresa de cirugía trans es ahora una industria de crecimiento de 300 millones de dólares al año (tasa de expansión: 15% al año; aumento proyectado para 2027 a 750 millones de dólares al año). Una empresa en expansión en una época de incertidumbre mundial. Es hora de invertir, tanto en las habilidades quirúrgicas requeridas como, quizás, en cualquier industria asociada a esta moda viciosa y desmedida, que enreda principalmente (como lo hacen estas cosas tan a menudo) a los jóvenes y a las mujeres. ¿No es eso una preocupación, interseccionalistas? No cuando se trata de empujar, o de la ideología al bisturí. ¿No es eso un verdadero riesgo moral?

Y no voy a retirar ese tuit, ni a “reconocer” que mi tuit “violó las reglas de Twitter”. A por ellos, moralistas wokes. Ya veremos quién anula a quién. Y creo, también, que vosotros, los despiertos de Twitter, que os esforzáis tanto por mejorar el mundo censurando tan despreocupadamente (bajo el pretexto moralmente superior de “regular el odio”) no tenéis ni idea de la maraña en la que os habéis enredado. Una vez más. Una vez más.

Realmente estoy empezando a pensar que no eres tan brillante.

Fuente: The Daily Wire

Total
10
Shares
Related Posts
Total
10
Share