Social
Suscribete

Hungría: Viktor Orbán exime a las madres menores de 30 años del Impuesto a las Ganancias para fomentar la natalidad

Avatar photo

Hungría introducirá nuevas reformas al sistema tributario para combatir el envejecimiento demográfico. Se apuesta por soluciones de largo plazo, por sobre cualquier paliativo temporal como la inmigración.

El Gobierno de Viktor Orbán anunció una nueva modificación en la estructura del sistema tributario, a fin de fomentar activamente la tasa de natalidad en el país. La tasa del Impuesto sobre la renta (IRPF) se reducirá a 0% madres de hasta 30 años, o que cuenten con menos de 4 hijos. Se produce una rebaja de 15 puntos porcentuales sobre la alícuota uniforme del impuesto a los ingresos.

La exención fiscal tendrá lugar independientemente de su estado civil, y se mantiene desde la semana 12 del embarazo y hasta que la beneficiaria en cuestión cumpla los 30 años de edad. Las nuevas disposiciones entran en vigencia a partir del mes corriente.

El Gobierno de Orbán también había extendido la exención del impuesto para jóvenes trabajadores de menos de 25 años desde 2022. Esta medida no solo se adoptó para estimular la natalidad, sino también para desalentar la emigración del país.

Hungría enfrenta un severo problema demográfico que data de la era socialista. La población decreció año tras año desde 1980, aunque el ritmo del decrecimiento se moderó desde 2018.

Las reformas de mercado permitieron consolidar una elevada tasa de crecimiento económico a pesar del problema demográfico, muy al contrario de lo que ocurrió en la mayor parte de los países de Europa desde el año 2000. Sin embargo, a largo plazo el envejecimiento poblacional significa una amenaza para la sostenibilidad del proceso de crecimiento.

También implica un factor problemático para la sostenibilidad del sistema de pensiones, que fue nuevamente estatizado bajo un régimen de reparto por el Gobierno socialsita de Gordon Bajnai en 2010.

Orbán exime a las madres menores de 30 años del Impuesto a las Ganancias para fomentar la natalidadPublicado hace 20 horas en 3 de enero de 2023Por Redacción Economía
Hungría introducirá nuevas reformas al sistema tributario para combatir el envejecimiento demográfico. Se apuesta por soluciones de largo plazo, por sobre cualquier paliativo temporal como la inmigración.

El Gobierno de Viktor Orbán anunció una nueva modificación en la estructura del sistema tributario, a fin de fomentar activamente la tasa de natalidad en el país. La tasa del Impuesto sobre la renta (IRPF) se reducirá a 0% madres de hasta 30 años, o que cuenten con menos de 4 hijos. Se produce una rebaja de 15 puntos porcentuales sobre la alícuota uniforme del impuesto a los ingresos.

La exención fiscal tendrá lugar independientemente de su estado civil, y se mantiene desde la semana 12 del embarazo y hasta que la beneficiaria en cuestión cumpla los 30 años de edad. Las nuevas disposiciones entran en vigencia a partir del mes corriente.

El Gobierno de Orbán también había extendido la exención del impuesto para jóvenes trabajadores de menos de 25 años desde 2022. Esta medida no solo se adoptó para estimular la natalidad, sino también para desalentar la emigración del país.

Hungría enfrenta un severo problema demográfico que data de la era socialista. La población decreció año tras año desde 1980, aunque el ritmo del decrecimiento se moderó desde 2018.

Las reformas de mercado permitieron consolidar una elevada tasa de crecimiento económico a pesar del problema demográfico, muy al contrario de lo que ocurrió en la mayor parte de los países de Europa desde el año 2000. Sin embargo, a largo plazo el envejecimiento poblacional significa una amenaza para la sostenibilidad del proceso de crecimiento.

También implica un factor problemático para la sostenibilidad del sistema de pensiones, que fue nuevamente estatizado bajo un régimen de reparto por el Gobierno socialsita de Gordon Bajnai en 2010.

Orbán descartó soluciones cortoplacistas como el fomento de la inmigración por encima de la natalidad local. Los flujos migratorios pueden volverse inestables a través del tiempo, y si se producen de manera descontrolada pueden sobrepasar las posibilidades logísticas de un país para asegurar que se desarrolle de manera legal, por no mencionar las implicaciones problemáticas en materia de cultura e integración.

Por estas cuestiones, el mandatario descartó el fomento de la inmigración y en su lugar adoptó las políticas de natalidad interna más ambiciosas de la Unión Europea. Aún así, no desmereció la inmigración como tal y afirmó estar “feliz de dar la bienvenida a los extranjeros a quienes les gusta nuestra forma de pensar”.

Fuente: La Derecha Diario

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share