Social
Suscribete

Hipocresía verde por Esteban Figueroa para @Destacadas

Destacado Suscriptor,

Bienvenido nuevamente, seguimos en la búsqueda de entender los eventos más importantes que dan forma a nuestra sociedad y nuestro mundo.

¡La tarea es ardua pero la intención sigue intacta!

En esta oportunidad, abordaremos los peligros que se esconden detrás de la agenda del Green New Deal de la mano de nuestro Editor Invitado Ec. Esteban Rafael Figueroa. Revisamos el autoritarismo disfrazado de buenismo de la directora de la nueva Junta de Gobierno de Desinformación del Departamento de Seguridad Nacional, Nina Jankowicz.

Por último, nos hacemos la pregunta: ¿Debemos deshacernos de las armas?

Apreciamos tu compañía en cada entrega, como siempre, siéntete en libertad de dejarnos saber tu opinión respondiendo libremente a este correo.

¡Nos leemos en 15 días!

Editorial

¿Por qué la agenda del Green New Deal es tan peligrosa?

Por: Ec. Esteban Rafael Figueroa

Hablar de la propuesta de los demócratas en Estados Unidos para hacerle frente al problema del cambio climático es hablar del Green New Deal.

La congresista Alexandria Ocaso Cortez es una de las proponentes más insistentes en su implementación que casualmente lleva el apellido de un plan propuesto por el presidente Roosevelt después de la gran depresión de 1929.

El “New Deal” a simple vista es un paquete de ayudas para levantar al estadounidense económicamente, pero ¿qué esconde?. Es un proyecto meramente ideológico que combina la propuesta socialdemócrata de Roosevelt y la nueva justicia social (CRT, ideología de género, agenda trans) en resumen es la combinación de todas las agendas woke que existen en Estados Unidos.

Hablemos de los antecedentes

La aplicación de la agenda verde inicia en Alemania, que fue el primer país de Europa que intentó hacer la transición a energías renovables. 

Comenzó desde el 2010 un proceso de transición que debería estar listo para el 2050 pero no sucedió como se esperaba. En el año 2016, no estaban preparados y aún dependían de las energías fósiles. Su problema de contaminación, estaba muy lejos de desaparecer y seguían en la paradoja de hacer la transición sin perder productividad. Hoy en día, todavía poseen varias fuentes de energía como la eólica, carbón, nuclear y gas. 

Según un artículo del Economist su principal fallo se centra en la reforma de la red eléctrica que generará además de un gasto excesivo, grandes fallas y apagones inesperados. 

Pero estamos en el 2022 y ya es conocido que el conflicto de Rusia con Ucrania ha destapado la dependencia del gas que proviene de Rusia a través del Nord Stream, los convenios que alguna vez hizo la ex canciller Merkel con el gobierno de Vladimir Putin, y cómo las redes sociales que no perdonan han sacado una vez más una reunión de la OTAN a puertas abiertas donde el ex-presidente Donald Trump precisamente abordó este tema en el 2018. 

Por supuesto existen esfuerzos de dejar de depender del gas de Rusia no sólo por el tema ecológico sino también por el geopolítico, aunque hayan anunciado que no podría hacerse realidad hasta el 2025.

Un caso más cercano, es el de California donde también iniciaron la transición y los demócratas en el 2020 invirtieron tiempo y dinero en la campaña presidencial del presidente Biden quien propuso la Agenda Verde con una promesa de más de 2 trillones de dólares que luego sería aumentada en su plan de infraestructura. California busca deshacerse completamente de la energía fósil para el 2030, están construyendo una red de distribución a base de energía solar y viento, pero a un costo muy alto ya que su precio en la transición se resume a más apagones en las temporadas calurosas.

Otros sectores

La transición no sólo va desde las redes eléctricas, también ocupa los medios de transportes y así seamos fanáticos de vehículos como el Tesla estos tienen sus contra, (menciono Tesla ya que van más avanzados en el desarrollo de esta tecnología).

Uno de los problemas principales son las tomas para recarga que aún hay pocas. Un tema que puede ser solucionado sin duda alguna.

Otro aspecto importante es el alcance limitado entre 80 a 100 millas de distancia para viajes a zonas rurales. Esto sería imposible, como Tesla no es la única compañía que los produce en este momento no existe un estándar en enchufes lo que haría también mas difícil la expansión de estaciones de carga. 

La Agenda Verde

La discusión del cambio climático se lo dejamos a los científicos o bueno a una parte de ellos ya que como sucedió con el tema de la pandemia no todas las voces son válidas para poder llegar a un consenso y enfrentar un posible mal mayor, los lobbys son gigantes y por supuesto la causa es noble pero en el pasado también se han abanderado de causas nobles para hacer daño a la humanidad. 

Una de las cosas que considero importante revisar es la imposición y sobretodo la forma como los medios le dan centimetraje para generar miedo, como por ejemplo medios como El País de España que titulan lo siguiente: “Ultimátum científico: las emisiones deben tocar techo antes de 2025 y luego caer drásticamente para evitar la catástrofe climática” un tanto exagerado y esto aunado a hechos como el de la congresista Alexandria Ocaso Cortez quien abiertamente ha colocado una fecha límite para la destrucción de la humanidad.

¿Cómo lo saben? quizás sean portadores de un oráculo, lo cierto es que una catástrofe puede ocurrir hoy, mañana o el año que viene. Forzar a una transición energética sin la revisión oportuna y las precauciones necesarias para que se haga de forma eficiente sin generar pérdidas incluso de vidas no es el objetivo de estos ideólogos, sólo con revisar lo que proponen en todas las agendas verdes prácticamente es la destrucción del sistema capitalista.

Según un artículo de The Federalist que resume los puntos más importantes del “Green New Deal” y que ningún político en estos momentos ha ocultado en su agenda, tenemos: eliminar la energía fósil, eliminar la energía nuclear, eliminar el transporte de vehículos con combustible fósil, reemplazarlo con medios de transporte públicos, construir y reconstruir viviendas adaptadas a las necesidades energéticas, eliminar los viajes en avión, trabajo garantizado por el gobierno y para el gobierno, educación gratis de por vida, una dieta saludable, una casa, dinero a través de créditos universales, eliminar el consumo de carnes y pasar al consumo de carnes sintéticas, entre otros, en conclusión una agenda comunista – socialista de control a nivel global, como diría el comediante venezolano Emilio Lovera “sino es el carro de Dracula se parece igualito”, por supuesto que hay que ir a la transición a mejores fuentes de energía y que la tecnología esté dispuesta al servicio del ciudadano no para su control.

El papel de China

Inmediatamente al producirse la retirada de los americanos en el 2021 de Afganistán el gobierno Chino reconoce como autoridad y gobierno al Talibán por supuesto con miras a hacer negocios y que se les permita en un futuro explotar el cobre, ¿solamente el cobre? pues no, Afganistan es un país muy rico en minerales por sus vastas extensiones rocosas y por supuesto el Litio necesario para la construcción de baterías desde las más pequeñas pasando por la de los vehículos hasta las industriales para las viviendas, es decir China ya se prepara para tener ese mercado que en el futuro será dominante, pero cuál es el costo de este proceso?

Una lectura interesante es el libro de Guillaume Pitron “The Rare Metal War” una mirada al lado oscuro de la energía limpia y la tecnología, el cual señala que por ejemplo para la fabricación de las baterías para los Teslas en los próximos años se necesitarán minar más de 500 mil kilos de materiales diversos. 

Si lo llevamos a la realidad, a este ritmo en los próximos 30 años se necesitarán más minas de las que los humanos han minado en los últimos 3.000 años, ¿será que la comunidad científica nos habla del impacto que esto produciría? o ¿cómo es un tema más ideológico que científico está prohibido? es una mezcla de todo, incluso es un tema geopolítico y de poder. 

En la última propuesta de presupuesto “verde” según la congresista Marjorie Taylor Green prácticamente Estados Unidos va a imprimir 5.8 trillones de Dólares todos extraídos de los mismos impuestos que pagan los norteamericanos, buscando también la compra de vehículos eléctricos para toda la flota del gobierno federal, recordando que todos los repuestos y las baterías las produce China que domina el mercado con un 85%, dejando la dependencia de esto una vez más a terceros. El plan este año es cada vez más agresivo incluso sin pensar en las repercusiones humanas.

Fuente: Destacadas

Editorial publicado originalmente en: Destacadas

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share