Social
Suscribete

El Sínodo de Luxemburgo exige a la Iglesia católica “abrirse” al “matrimonio” homosexual y a las mujeres sacerdotes

Los participantes del Sínodo sobre la Sinodalidad en Luxemburgo también expresaron que “la Iglesia debe reconocer sus errores y cuestionarse a sí misma”.

La Iglesia católica debería abrirse al “matrimonio” homosexual y a las mujeres sacerdotes, según los participantes en la fase diocesana del Sínodo sobre la Sinodalidad en la archidiócesis de Luxemburgo.

Los resultados de una encuesta realizada en toda la diócesis con sugerencias sobre lo que debería hacer la Iglesia según miles de católicos luxemburgueses se publicó el 5 de julio en un informe de 37 páginas. Unos 4.590 de los 439.000 católicos estimados en Luxemburgo participaron en el proceso sinodal.

El informe fue preparado por un equipo de dos personas, y se observó que no muchos participantes expresaron sus creencias “contra la aceptación de los divorciados y vueltos a casar … la aceptación de la homosexualidad, y la abolición del celibato sacerdotal”.

El documento está organizado en secciones tituladas “Comunión”, “Participación” y “Misión”, y cada sección contiene tres sub secciones tituladas “Hacia el futuro”, “Diócesis” e “Iglesia Universal”.

En la subsección de la Iglesia Universal en la sección de Comunión, los documentos dicen: “La Iglesia necesita un cambio de visión sobre la homosexualidad, para abrirse al matrimonio para todos”.

Además, la misma sección añade que también debe cambiarse la “obligación del celibato para los sacerdotes”.

Los encuestados expresaron su preocupación por el papel de las mujeres en la Iglesia y sugirieron que el “servicio de la predicación” esté abierto a mujeres y hombres laicos.

También se escribió que “la Iglesia debe reconocer sus errores y cuestionarse a sí misma”.

Algunos participantes opinaron que “los dogmas y algunas tradiciones pueden contribuir a una pérdida de espiritualidad”.

En cuanto a la participación, algunos católicos luxemburgueses afirmaron que era necesario “superar una rigidez… para que la liturgia sea más viva”.

El arzobispo de Luxemburgo es el cardenal Jean-Claude Hollerich, SJ, un prelado que tendrá un papel importante cuando los obispos se reúnan en Roma para la culminación del esfuerzo del Sínodo sobre la Sinodalidad en octubre de 2023.

Hollerich, relator general del Sínodo sobre la Sinodalidad, ha dejado constancia de que la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad es “falsa” y que el “fundamento de esta enseñanza ya no es correcto”.

El cardenal ha expresado en el pasado un “gran respeto” por la “vía sinodal” alemana, que fue parcialmente reprendida por el Vaticano ante el temor de que el proceso alemán condujera a un cisma formal con Roma.

En una entrevista con un medio de comunicación luxemburgués publicada el 25 de julio, Hollerich declaró: “Estamos en un enorme cambio de civilización. Y toda nuestra teología, todo lo que es querido y sagrado para nosotros, en el cristianismo y en la Iglesia católica, va unido a una civilización que está a punto de desaparecer. La gente ya no entiende lo que decimos o lo que decimos en las reuniones teológicas. Y tendrá que haber muchos cambios”.

Total
17
Shares
Related Posts
Total
17
Share