Social
Suscribete

El Papa Francisco y obispos canadienses participan en un ritual pagano invocando un “círculo sagrado de espíritus”

Avatar photo

Honraremos la tierra, el viento, el agua y el fuego”, dijo un anciano indígena durante el ritual. Honraremos el aspecto mineral, el aspecto vegetal y el aspecto humano”.

En el cuarto día de su “peregrinaje” apostólico a Canadá, el Papa Francisco se unió a un ritual pagano de “mancha” durante su visita a Quebec, participando en la práctica indígena antes de pronunciar un largo discurso en el que expresó su “profunda vergüenza y dolor” por el papel desempeñado por los miembros de la Iglesia Católica en los abusos de las escuelas residenciales financiadas por el gobierno.

El Papa llegó a Quebec el miércoles por la tarde, viajando primero al Arzobispado antes de trasladarse a la Citadelle de Quebec, la casa oficial de la Gobernadora General Mary Simon, donde tuvo lugar una ceremonia de bienvenida.

Tras unas breves presentaciones, el Papa Francisco, junto con los dignatarios civiles, fue recibido en la sala de recepción mientras un indígena cantaba mientras tocaba un tambor. Según el maestro de ceremonias, se encendió una “lámpara tradicional inuit”.

También asistieron varios prelados de alto rango, como el arzobispo de Toronto, el cardenal Christopher Collins; el arzobispo de Quebec y primado de Canadá, Gerald Lacroix; el cardenal Michael F. Czerny, S.J., prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral; el cardenal Marc A. Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos; el arzobispo de Edmonton, Richard W. Smith; y el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin.

Como parte de la ceremonia de bienvenida prevista, un anciano de la nación Huron-Wendat abrió los procedimientos iniciando lo que se conoce como un ritual de “fumigación en las cuatro direcciones”, utilizando hierba dulce y plumas de animales para hacer circular el humo por la sala.

Como señala LifeSiteNews, el ritual, que imita el uso de sacramentos y sacramentales católicos, “es un claro acto de superstición pagana”, que recuerda a la veneración del Santo Padre al ídolo pagano de la pachamama en el Vaticano en 2019.

El ritual pretende ser “un ritual de purificación” en el que se reza a la “madre tierra” como una especie de deidad panteísta.

El anciano explicó que “encendería la hierba dulce y haría mi enlace con las cuatro direcciones”, tras lo cual lleva “la hierba dulce al Papa Francisco y una pluma de un pavo salvaje, que es un elemento de supervivencia para la nación Huron-Wendat en la tierra.”

“La hierba dulce purifica a través del olor”, dijo el anciano, e instó a que es “importante que el Papa Francisco reciba esta hierba dulce y esta pluma para participar en la mancha a las cuatro direcciones”.

El Papa recibió una pluma de pavo y hierba dulce, que tomó del anciano, quien luego pidió a todos que participaran en un “círculo en espíritu”, desde el cual “podemos visualizar un fuego sagrado”. Añadió que “el fuego sagrado une todo lo que existe en la creación”.

“Honraremos la tierra, el viento, el agua y el fuego”, afirmó el anciano. “Honraremos el aspecto mineral, el aspecto vegetal y el aspecto humano”.

Continuando con el ritual, el anciano dijo que “pedirá a la dirección este que abra su puerta para que podamos acceder a esa dirección. Pediré a la dirección sur que abra también su puerta para tener acceso a esa dirección”, añadió mientras abanicaba la hierba dulce humeante con la pluma de pavo.

“Pediré a la dirección oeste que abra esa puerta”, a la que llamó “la puerta de las abuelas”, y añadió por último que “honrará a la dirección norte”, a la que llamó “la dirección de los abuelos”.

Se pidió a todos los presentes que pusieran sus manos sobre el corazón. Las imágenes de vídeo muestran al Papa Francisco participando, así como a los obispos y cardenales de alto rango en la primera fila de la audiencia, todos siguiendo su ejemplo.

Para “abrir las cuatro direcciones”, el anciano silbó cuatro veces con un instrumento de hueso antes de decir: “Pido a la abuela occidental que nos dé acceso al círculo sagrado de los espíritus para que puedan estar con nosotros, para que podamos estar unidos y ser más fuertes juntos”.

Tras el ritual, Francisco pronunció un discurso en el que condenó la “colonización ideológica”, lamentando una pasada “mentalidad colonialista” que, según dijo, “despreció la vida concreta de las personas e impuso ciertos modos culturales predeterminados”.

A continuación, el Santo Padre pareció respaldar los rituales paganos de los pueblos indígenas, afirmando que “la Santa Sede y las comunidades católicas locales se comprometen concretamente a promover las culturas indígenas a través de formas específicas y adecuadas de acompañamiento espiritual que incluyan la atención a sus tradiciones culturales, costumbres, lenguas y procesos educativos, en el espíritu de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”.

Anteriormente, durante su visita a Canadá, el Papa, ataviado con un tocado tradicional indígena, asistió también a una “danza de curación”, repleta de golpes de tambor que, al parecer, imitan “el latido del corazón de la madre tierra”.

Al igual que en la “mancha”, se hizo referencia a los “cuatro elementos” y a las “cuatro direcciones”. Un líder indígena dijo que “del lado oeste tenemos el viento, el oxígeno que respiramos, este es el gobierno de la madre tierra. Y en el lado norte tenemos a la madre tierra, la madre tierra es lo que somos. La madre tierra es toda la vida vegetal, la madre tierra, nuestra madre, es también la madre de toda la vida de los insectos, la madre tierra es también la madre de todos los animales en el suelo, en el agua, en el aire”.

“La madre tierra, es por supuesto, la madre de toda la humanidad”, añadió el líder.

Fuente: LifeSiteNews

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share