Social
Suscribete

Cirugías transgénero: el triste testimonio de los que se arrepienten pero ya es tarde

La cinta transportadora trans está empujando a miles de personas por el camino de las castraciones, las mastectomías y el consumo de drogas de por vida.

Uno a uno, los denunciantes están saliendo a la luz para contar sus historias, historias desgarradoras de cómo fueron víctimas de los profesionales médicos esclavizados por la ideología transgénero.

Una de ellas es Keira Bell, la valiente joven que llevó a los tribunales a la profesión médica por haberla “transformado” en un hombre sin haberle hecho comprender la gravedad de lo que estaba haciendo. También está el informe de la BBC, en el que los periodistas entrevistaron a expertos que simpatizaban con la ideología transgénero, pero que estaban horrorizados por el daño a largo plazo que se estaba causando a los jóvenes.

Y ahora hay acusaciones de otra “des-transformación”. Según el Times, Ritchie Herron intentó vivir durante algún tiempo como una “mujer transgénero”, llegando incluso a someterse a una “cirugía de vaginoplastia”, que le ha provocado dolor crónico, dificultad para orinar y ausencia de deseo sexual. 

Desde entonces, Herron se ha dado cuenta de que la “transformación” fue un error y vuelve a identificarse como hombre, su sexo biológico. Acusa al Servicio Nacional de Salud del Reino Unido de apresurarse a operarlo y de ignorar sus preocupaciones al respecto, ya que los médicos supuestamente le decían que se debían a su trastorno obsesivo-compulsivo.

“Es como un sistema de cinta transportadora en el que intentan apresurar a la gente lo más rápido posible, porque la lista de espera es de cinco años en algunas áreas”, declaró Herron.

Herron dice que fue diagnosticado como “transexual” en dos citas de treinta minutos con un psiquiatra en el Servicio de Disforia de Género del Norte (una rama del NHS) allá por 2014, después de lo cual se le dio rápidamente la medicación para bloquear el desarrollo de la testosterona, comenzó a travestirse y se llamó a sí mismo “Abby”. La cirugía se planteó como opción inmediatamente, y fue derivado para ello sólo meses después de su “diagnóstico”.

Al principio Herron estaba demasiado preocupado para aceptar la cirugía, pero fue remitido una vez más en 2017. Volvió a rechazarla, pero le dijeron que si no se sometía a la cirugía, le darían el alta en la clínica de género del NHS de Newcastle. Herron se sintió aterrorizado y atrapado; hacía tiempo que luchaba contra la depresión y necesitaba terapia.

El 23 de mayo de 2018 se sometió a la cirugía. “Ni siquiera vi al cirujano”, dijo al Daily Mail. “Estaba muy metido en la mentalidad de: ‘Ya estoy aquí, no hay forma de pararlo, aunque quisiera’”. El cirujano le extirpó el pene y los testículos. Cuando se despertó, este hombre de 35 años se arrepintió al instante. “Dios, ¿qué he hecho?”.

Herron cree que hay muchas personas como él que han sufrido daños irreversibles por culpa de médicos demasiado ansiosos. Ahora es estéril e incontinente, y tiene previsto demandar al Cumbria, Northumberland, Tyne & Wear NHS Foundation Trust.

Su abogado, Peter Harthan, señaló que Herron y otros como él están ahora sometidos a “toda una vida de cuidados médicos y consecuencias” y que “no pueden volver a recomponerse”. Harthan quiere que la industria rinda cuentas:

Mi preocupación es que los médicos no identificaron las señales de alarma ni cambiaron de dirección. Hay que tener en cuenta cuestiones como el trastorno obsesivo-compulsivo, la homofobia interiorizada, la depresión, el consumo de drogas, los abusos sexuales y los traumas infantiles como posibles razones para que los pacientes rechacen su cuerpo sexuado.

Ritchie Herron fue el último en hablar. De la cinta transportadora que empuja a miles de personas por el camino de las castraciones, las mastectomías y el consumo de drogas durante toda la vida hay otra cinta transportadora: la de los denunciantes que se presentan con historias de mutilación y vidas arruinadas, rogando a nuestra sociedad que afronte la verdad de lo que estamos haciendo.

Fuente: LifeSiteNews

Total
3
Shares
Related Posts
Total
3
Share