Social
Suscribete

Arzobispo Viganò: El liberalismo global y el comunismo están destruyendo la Iglesia y la sociedad desde dentro

Avatar photo

La corrupción en la Iglesia y en la sociedad está vinculada, dijo el arzobispo Carlo Maria Viganò, y ambas esferas se han transformado en una “dictadura de tipo comunista”.

Hablando con el ex asesor de Trump Steve Bannon en su programa Bannon’s War Room, el arzobispo abordó una amplia gama de temas, desde la corrupción en la Iglesia Católica hasta el Gran Reinicio y la guerra de Rusia con Ucrania. 

Describió una “división maniquea entre el bien y el mal”, que se manifiesta en puntos de vista opuestos como “izquierda vs. derecha, liberalismo vs. fascismo, globalismo vs. soberanismo, vacunación vs. no-vax”.

Monseñor Viganò dijo que a los ojos de la sociedad los “‘buenos’ son obviamente los de la izquierda: liberales pero solidarios, globalistas, inclusivos, ecuménicos, resilientes y sostenibles”, mientras que los “patriotas, cristianos, derechistas, soberanistas y heterosexuales” son vistos como los “malos”.

Aludiendo al cambio social generalizado en Occidente, el arzobispo Viganò describió este proceso como una “fusión de lo peor del liberalismo con lo peor del socialismo colectivo”.

Hoy vemos, después de dos años de la farsa de la pandemia, cómo el liberalismo globalista se ha servido de métodos comunistas y dictatoriales para imponerse con su Gran Reajuste, y cómo los regímenes comunistas se valen de métodos liberales para enriquecer a las altas esferas del partido sin perder el control total sobre la población. 

“Esto demuestra que el equilibrio geopolítico está cambiando hacia una visión multipolar y que el bipolarismo alimentado por el Estado profundo está en declive”, dijo.

El declive de las naciones occidentales se refleja en la Iglesia

El arzobispo, que fue nuncio papal en Estados Unidos durante cinco años, de 2011 a 2016, dijo a Bannon que la “iglesia profunda” nació de la naturaleza corrupta de la sociedad occidental, denominada “estado profundo”.

“La iglesia profunda es una rama del estado profundo, en cierto sentido”, dijo. Como tal, el Arzobispo Viganò encontró inevitable que la “Fe y la Moral” sean destruidas por el doble proceso de “ecumenismo y sinodalidad”, ya que la Iglesia está practicando los “errores liberales” de la sociedad.

Por eso no debe sorprendernos que asistamos a la demolición de la Fe y la Moral en nombre del ecumenismo y la sinodalidad, aplicando los errores liberales en el ámbito teológico; y por otro lado a la transformación del Papado y la Curia Romana en un politburó en el que la autoridad eclesiástica es a la vez absoluta y liberada de su fidelidad al Magisterio, siguiendo las modalidades del ejercicio del poder en una dictadura de tipo comunista.

En lugar de una ley basada en la “justicia”, ahora se construye sobre “la conveniencia y la utilidad de quienes la aplican”, dijo. Como prueba de ello, el arzobispo señaló el actual trato “duro” del Vaticano hacia el “clero y los fieles” tradicionales, en contraste con “la indulgencia con la que el Vaticano elogia a notorios activistas pro-aborto (pienso en Biden y Pelosi, entre los casos más llamativos), así como a los propagandistas de la ideología LGBTQ y la teoría de género”. 

La Iglesia católica está sufriendo un proceso interno de demolición, declaró el ex nuncio, ya que “el liberalismo y el comunismo se han aliado para demoler la institución desde dentro, al igual que ha ocurrido en el ámbito civil.”

Reversión del “estado profundo” en EE.UU.

Para revertir tal proceso, al menos en Estados Unidos, monseñor Viganò señaló “la colaboración y los sacrificios de todos, y una sólida visión espiritual que inspire la reconstrucción del tejido social.”

El regreso del expresidente Donald Trump a la Casa Blanca “permitiría llevar a cabo verdaderas negociaciones de paz, una vez que el Estado profundo haya sido erradicado de la Administración y de las agencias gubernamentales”, añadió. Para que esto ocurra, el arzobispo afirmó que tendría que producirse “el demostrado fraude electoral de las últimas elecciones presidenciales”, lo que haría que la eventual victoria de Trump fuera “aún más llamativa.”

Un segundo mandato de Trump como presidente “tendría fuertes repercusiones en las ramificaciones del Estado profundo en Europa y en particular en Italia”, dijo. 

Señaló las próximas elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos como un momento crucial en este procedimiento de acabar con el control demócrata del sistema político, diciendo que si los republicanos ganan terreno significaría que “los sirvientes del estado profundo -incluyendo en primer lugar a los “neocons” – han sido expulsados.”

El Gran Reinicio está destinado al fracaso

Aunque ya había advertido sobre la “intención deliberada de hacer daño” de los globalistas, monseñor Viganò añadió que el Gran Reinicio tiene un final “inevitable” de fracaso, cuyo tiempo depende de “nuestra capacidad de oposición y también de lo que contengan los planes de la Divina Providencia.”

El arzobispo instó a las familias a formar parte de un movimiento que se oponga a la agenda de “reconstruir mejor” del Gran Reinicio, y en su lugar “reconstruir lo que ha sido destruido”: 

la familia, el vínculo matrimonial, la educación moral de los hijos, el amor a nuestro país, la dedicación al trabajo duro y la caridad fraterna, especialmente hacia los más indefensos y necesitados. Debemos reafirmar la santidad e intocabilidad de la vida desde la concepción hasta la muerte natural; defender la complementariedad de los dos sexos frente a la locura de la ideología de género, proteger a los niños de la corrupción y garantizar la inocencia a la que tienen derecho.

Esta conversión del “Estado profundo” y de la “Iglesia profunda” tampoco es negociable, dijo el arzobispo, ya que ese “retorno a Dios” es “una necesidad dictada por el orden divino que el Creador ha impreso en la creación”.

En contraste con el estilo de agitación social del Gran Reinicio, el arzobispo Viganò describió el proceso de cambio social no como una “visión colectivista o comunitaria en la que los individuos desaparecen en la masa, sino en una visión personal e individual, en la que cada uno de nosotros reconoce libremente que nada puede ser mejor que lo que Nuestro Padre Celestial ha preparado para nosotros, ya que Él nos ama y quiere hacernos partícipes de su gloria”.

La entrevista del arzobispo Viganò fue muy elogiada por el Dr. Robert Malone, inventor de la tecnología de ARNm, tan utilizada en los actuales pinchazos de COVID, que están contaminados por el aborto. Malone dijo a Liz Yore que la entrevista mostraba a Viganò como un “gran defensor de la humanidad”.

Fuente: LifeSiteNews

Total
1
Shares
Related Posts
Total
1
Share